agosto 5, 2021

Un niño tratado con amor nunca será travieso ni egoísta. Él estará feliz y seguro

A la hora de criar a un niño las opiniones nunca faltan. Siempre habrá quien salga a decir cómo hacer esto o aquello en función de lo que creen que es lo mejor.

Ahora bien, antes de enojarte con estas personas, recuerda que no lo hacen con la intención de meterse en tu vida o en la de tu hijo o por qué quiera acusarte de que la forma que utilizas está mal.

La realidad es que tan solo asumen que su experiencia personal con sus propios hijos puede funcionar con los tuyos sin saber que esto es completamente errado.

Artículo relacionado: ¿Qué palabras aprenderá primero mi hijo?

Si lo piensas bien, solo tienes que recordar a tus propios abuelos quienes seguramente a diario les decían a tus padres cómo debían hacer las cosas. Pues bien, ellos siempre estuvieron hablando según su propia experiencia.

Como consecuencia, ahora quizás tengas a tus propios padres queriendo decirte cuál es la mejor forma de criar a tu hijo.

La forma correcta de hacer las cosas

El asunto es que aunque no cabe duda que muchas de las cosas que te pueden decir son completamente ciertas, no existe una fórmula exacta que haga que tu hijo sea perfecto. De hecho no lo será jamás aunque quieras pensar lo contrario.

Pero, lo que sí existen son reglas básicas que puedes seguir para que tu hijo crezca sano y feliz, pues al final es lo que verdaderamente importa.

Para empezar hay que retirar la posibilidad de que tu hijo no se vuelva un niño travieso. Esto pareciera ser imposible porque en algún momento todos los niños caen en alguna travesura. Sin embargo, debes saber que las travesuras son señales de que tu hijo busca más atención.

Si le das el amor suficiente y la atención adecuada no lo verás por ahí dañando todo lo que toque y culpando al perro, el cual seguramente no tienes en casa.

Para darle amor necesitas entregarle también tu tiempo. Y es que algo que hacen muchos padres es que se dedican tanto a sus trabajos y cargas de vida que olvidan que su hijo está allí creciendo sin ellos.

Es cierto que este mundo se mueve tan deprisa que apenas tenemos tiempo para cumplir con nuestras obligaciones, pero si has elegido tener un hijo, tienes que darle toda la atención que necesita.

Esto significa que tendrás que sacrificar más horas del día para estar a su lado y hacerlo sentir verdaderamente seguro.

Finalmente, evita estar consintiéndolo a toda hora. Hay padres que quieren cubrir sus faltas y ausencias con regalos y premios muchas veces inmerecidos.

No te conviertas en uno de estos padres que quieren comprar a sus hijos. Edúcalos para que sean responsables de sus actos, para que se ganen cada uno de esos premios que le ofreces, pero también comparte realmente tu vida con ellos.

Si tu hijo puede sentir que estás allí siempre, verás cómo crecerá sano, seguro y feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *