octubre 21, 2020

Un gatito salva a su familia al alertar el riesgo de una olla de cocción lenta a punto de explotar

Si pensabas que los gatos solo eran bolas de pelo egoístas que creen que son los amos de los humanos y del universo, cuán equivocado estás. Los mininos son animales muy perceptivos, empáticos y en ocasiones hasta serviciales con sus humanos. Y la siguiente historia resume ese comportamiento.

Esta historia ocurrió hace tan solo unos días en Portugal, en la provincia de Terranova y Labrador. La familia de Scott White se fue a dormir alrededor de la medianoche después de poner algunas cebollas en la olla de cocción lenta para hacer mermelada. Unas horas más tarde, alrededor de las 4:30 a.m., White dijo que su gato, Joey, comenzó a mostrar un comportamiento muy extraño.

“Por lo general, Joey no nos molesta cuando dormimos, pero podía sentirlo caminando alrededor de la cama y me desperté con una pata en la cara”, dijo White a HuffPost.

Joey el gato no se quedó quieto hasta que su humano se levantó de la cama, presintiendo que algo andaba mal por el comportamiento del gato. Cuando llegó a la cocina finalmente recordó la olla que habían dejado encendida, gracias al humo y vapor que habían inundado todo este espacio.

“Había mucha neblina en la cocina, pero no lo suficiente como para encender la alarma de incendios a unos 20 pies de distancia”, dijo White.

La familia White solucionó rápidamente el problema antes de que ocurriera un siniestro, con la ayuda de su gato. Por su parte, el gato ahora mismo ha sido reconocido como todo un héroe en Portugal. Ha recibido una “canasta de héroes” a la que las personas de ese país a diario envían obsequios.

Pero para sorpresa de muchos, los White tenían un perro guardián de 10 meses que siempre estaba gruñendo cuando ocurría algo sospechoso. Pues bien, durante este gran peligro en la casa White, mientras el gato Joey hacía su parte, el perro estaba durmiendo profundamente.

“Creo que descubrimos que el verdadero héroe es el gato”, dijo el padre de familia a CBC.

Así que la próxima vez que llames a tu gato un ser egoísta, piensa que tal vez te estás proyectando sobre él. ¿Quién es el egoísta ahora?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *