septiembre 29, 2020

Un estudiante que trabajó como basurero aprueba el curso de derecho en Harvard

El mundo está lleno de grandes historias y una de ellas es la de Rehan Staton quien con solo 24 años de edad consiguió ser aceptado en cuatro de las más grandes universidades de los Estados Unidos y una de ellas que es donde se especializará es en la prestigiosa universidad de Harvard. Esta es su historia.

Rehan Staton, un ejemplo de lucha y valentía

Rehan Staton cuenta una historia bastante triste, que narró a los reporteros del Washington Post cuando fue entrevistado por su gran logro el cual fue haber sido aceptado en la universidad de Harvard. Claro que muchas personas son aceptadas en esta universidad pero casi nunca una persona con una serie de dificultades como esta.

El joven Rehan fue abandonado por su madre cuando solo tenía 8 años, quedó solo con su padre y su hermano. Sin embargo, los problemas económicos que tenían eran tan grandes que tuvieron que dejar el país para regresarse a tierra natal en Sri Lanka un pequeño país en el sur de Asia. Su padre tuvo que conseguir tres empleos para poder sostener a su rota familia.

Más tarde Rehan comenzaría a tener toda clase de problemas en la escuela pues cuenta que sus maestros no le tenían confianza y no creían en sus habilidades. Intentó superarse a través del deporte, su sueño era ser atleta y así poder entrar a una universidad, pero una enfermedad del estómago y muscular lo hizo alejarse de todo esto.

Con el tiempo encontró trabajo en la empresa de recolección de basura Bates Trucking & Trash Removal y fue allí donde su vida comenzó a cambiar. Sus compañeros de trabajo lo comenzaron a alentar para que intentara quedar en alguna universidad, ante esto Brent Bates hijo de dueño de la empresa ayudó a Rehan a ponerse en contacto con un profesor de la Universidad Estatal de Bowie. Luego de dos años se mudó a la universidad de Maryland para completar el resto de su titulación.

Su hermano de hecho comenzó a trabajar para que Rehan se dedicara solo a sus estudios pero cuando su padre sufrió un derrame cerebral, Rehan tuvo que retomar el trabajo para ayudar con el pago de las cuentas. Según Rehan, conciliar el trabajo y el estudio no es fácil. Durante tres años, se despertaba antes del amanecer, pasaba todas las mañanas cargando basura y limpiando contenedores para posteriormente irse directamente a la Universidad de Maryland. El joven indica que muchas veces ni siquiera le daba tiempo de ducharse por lo que se sentaba al final para que no le dijeran nada por su mal olor. Algo que desafortunadamente no podía evitar.

Pero todo este esfuerzo rindió sus frutos pues Rehan se graduó, consiguió un trabajo en una firma de consultoría nacional y fue aceptado en Harvard para especializarse en Derecho Deportivo y convertirse en agente. El joven también fue aceptado en la Universidad de Columbia, la Universidad de Pennsylvania, la Universidad del Sur de California y la Ley Pepperdine.

Esta es una gran historia y las palabras de Rahan son las que siempre deben resonar en nuestras mentes:

“Nadie puede prometerte que la vida será justa pero sino pierdes el enfoque al final todo encajará a tu favor.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *