Saltar al contenido

Un abuelo cuidó de su mejor amigo hasta su último día. Lo bañó, lo vistió, lo alimentó y le hizo compañía

A través de la red social Instagram se dio a conocer una historia conmovedora y aleccionadora. La hija de un fallecido anciano relató cómo su yerno, un hombre también de edad avanzada, lo cuidó hasta el momento de su muerte.

La familia política o la familia que se obtiene producto de la unión de los casamientos, puede ser una bendición enorme en momentos de adversidad. Muestra de esto es la maravillosa historia que compartimos a continuación.

Joviana Venturini Pinto publicó en su Instagram las fotos de su padre enfermo y su cuñado encargándose de su cuidado. Antonio, el cuidador, mostró una amistad fiel hasta el último momento.

Según Joviana, su padre estaba muy delgado y frágil en sus últimos días, sin embargo, los vivió de la mejor manera gracias a la ayuda de Antonio, y lo que es más importante, estaba contento porque compartía el día a día con su yerno, no estaba solo.

Antonio tiene 75 años y se comportó como un cuidador incansable para Pedro. Se encargaba de alimentarlo, bañarlo, cambiarle los pañales y vestirlo. También oraban juntos, veían videos y pasaban el rato.

Cuando Pedro cerró sus ojos para siempre, Antonio estuvo junto a su cama para despedirlo. Joviana, que fue testigo de esta relación de lealtad y afecto, decidió homenajear a Antonio una vez que falleció su padre con una publicación que decía lo siguiente:

“Si alguien me pide que muestre una imagen que muestre amor, recordaré estas imágenes. Si alguien me pregunta por un nombre que represente el amor, citaré ‘Antonio’”.

Con este mensaje compartió una fotografía en la que se ve a Antonio cuidando a Pedro. Jovanina ha dicho que Antonio es el tipo de persona que el mundo necesita conocer.

Y en efecto, la publicación ha tenido un alcance asombroso en redes sociales y cada vez más personas se sienten conmovidas con esta maravillosa relación en la que un familiar político, sin tener el peso de la sangre, amó a su suegro como su fuera su padre o su mejor amigo.

A menudo escuchamos historias desgarradoras de familias divididas, hijos que se vuelven contra los padres, abandonos y malos tratos. Sin embargo, hay historias valiosas como estas que nos muestran que todavía hay familiares que se aman, incluso si sus lazos no son sanguíneos.

También es una nota positiva sobre las personas que tienen una naturaleza protectora y cuidadora. Si en tu familia cuentas con una persona que se encarga de cuidar a los que están enfermos, alentar a los que están estresados, limpiar para los que están en dificultad y alimentar a los que tienen hambre, dales el valor que merecen. Son personas que valen oro.