Saltar al contenido

¿Qué hay dentro de ti? la parábola de la naranja que te hará reflexionar sobre lo que estás nutriendo dentro de ti

la parábola de la naranja que te hará reflexionar sobre lo que estás nutriendo dentro de ti

Durante una conferencia de desarrollo personal en Toronto, Canadá, el psicólogo y escritor Wayne W. Dyer refirió la siguiente parábola para hacer reflexionar a la audiencia sobre aquello de lo cual nutrían sus vidas. La compartimos a continuación.

Durante la conferencia, Dyer caminó hacia el escenario con una naranja y comenzó a hablar con un joven que estaba sentado a uno de los lados del escenario. Entonces le preguntó:

-Si presiono esta naranja, ¿qué saldrá?

El joven respondió:

-¡Zumo de naranja, por supuesto!

Wayne continuó:

-¿Crees que podrías sacar jugo de manzana de esa naranja?

El joven, sonriendo, respondió:

-¡No!

-¿Y jugo de toronja?

-¡Tampoco!

-¿Qué jugo puedo hacer con esta fruta?

-Jugo de naranja.

-¿Por qué? ¿Por qué obtengo jugo de naranja cuando exprimo una naranja?

El joven, visiblemente confundido, atinó al responder:

-Porque es una naranja y eso es lo que hay dentro.

Dyer, complacido con la respuesta, dijo entonces a la audiencia:

“Bien, ahora supongamos que eres esta naranja. Si alguien te aprieta, te insulta o te trata con rudeza y tú respondes con ira, odio, amargura y miedo, ¿por qué te sale eso? La respuesta, como acaba de decir este joven, es: lo que tenemos dentro es lo que sacamos. Aunque no está bajo nuestro control lo que nos hacen los demás, podemos controlar nuestras reacciones, o en otras palabras, “aquello que emitimos”.

Esta parábola sencilla nos enseña una valiosa lección. La mayor parte del tiempo culpamos a las personas y a las situaciones del estado de ira o frustración emocional al que llegamos, sin embargo, no tendríamos esas respuestas si no estuvieran dentro de nosotros.

De hecho, las situaciones difíciles son las que muestran lo que hay dentro de nuestros corazones. Cuando estamos bajo presión, luego de recibir algún mal trato o cuando estamos en situaciones de alta angustia, sacamos aquello de lo que nos hemos nutrido por mucho tiempo.

Por tanto, vale la pena reflexionar de qué nos hemos nutrido con base en nuestras últimas reacciones ante circunstancias difíciles. Si tu respuesta no es satisfactoria, entonces debes revalorizar aquello de lo cual llenas tu corazón.

¿Cómo controlas lo que llevas por dentro? No es difícil, solo hay que aprender a prestar atención a los detalles. Involúcrate menos en chismes, presta menos atención a las personas quejumbrosas, opta por una perspectiva de gratitud ante la vida, no guardes rencores, no dejes pasar muchos días un problema sin resolver, mantente motivado, no mires la paja en el ojo de tu hermano, etc. Son solo algunas medidas simples ¿cuáles otras se te ocurren?