Saltar al contenido

¿Qué es lo mejor para tu salud? ¿Soltero, casado o divorciado?

¿Qué es lo mejor para tu salud? ¿Soltero, casado o divorciado?

En 1858, el epidemiólogo británico William Farr comenzó a estudiar lo que llamó el «estado civil» de los franceses. Dividió a la población adulta en tres categorías distintas: los “casados”; los “célibes” (personas que nunca se han casado) y los “viudos”.

Farr utilizó los registros de nacimiento, defunción y matrimonio, y analizó las tasas de mortalidad relativas de los tres grupos a distintas edades.

Con este estudio se sentaron las bases de la estadística médica y mostró que los solteros morían en «proporciones excesivas» en comparación con las personas casadas. Los viudos, en cambio, tuvieron el peor resultado de todos.

Fue así como Farr proporcionó los primeros estudios relacionados con el matrimonio. Estos estudios concluyeron que los casados tenían una vida más larga y saludable. Y aunque las cosas han cambiado mucho y hay más variantes a considerar hoy día, el hallazgo de Farr parece haber superado la prueba del tiempo.

Los estudios contemporáneos señalan que las personas casadas tienen menos probabilidades de contraer neumonía, someterse a una cirugía, desarrollar cáncer o sufrir ataques cardíacos.

También un grupo de investigadores suecos en el área de la salud mental encontró que las personas casadas o con parejas estables tienen menos probabilidad de sufrir demencia.

Un estudio de las causas de muerte en los Países Bajos encontró que en prácticamente todas las categorías, desde muertes violentas como homicidios y accidentes automovilísticos hasta ciertas formas de cáncer, había más casos de personas solteras.

No obstante, hay una excepción a todo esto y es el matrimonio estresante. Un estudio reciente señala que las relaciones problemáticas tienen peores consecuencias que nunca haber estado casado.

Los matrimonios estresantes pueden ser tan malos para el corazón como fumar regularmente. Y un estudio publicado en 2009 señala que las personas divorciadas tienen peor salud que las solteras.

Por tanto, lo que toda la investigación concluye es que las personas felizmente casadas son más saludables que las personas solteras o divorciadas. Pero las personas en matrimonios estresantes o divorciadas se llevan la peor parte con el peor estado de salud.

Estos estudios nos dan una importante reflexión sobre lo importante que es elegir bien la persona con la que pensamos contraer nupcias. Expresa el valor que tiene el matrimonio o el vivir con una pareja estable para el ser humano, pero también pone en relieve la importancia de mantener un vínculo saludable.

En pocas palabras, el matrimonio puede ser o lo mejor o lo peor que te pase en toda tu vida, el tope o el declive de la felicidad.