septiembre 28, 2020

Puedes saber mucho sobre una persona simplemente mirando de qué se ríe

Se puede saber mucho de una persona simplemente miran de qué se ríe. Como seres humanos tenemos muchas maneras de conocer y de juzgar a la gente, es algo natural en nosotros, pero nada tan efectivo como prestar atención a las cosas que le hacen gracia a alguien.

El sentido del humor de una persona dice más de lo que ella pueda definir de sí misma. Por ejemplo, una persona con un humor muy negro, probablemente tenga una visión más pesimista del mundo. Pues nos reímos de aquello con lo que, de cierto modo, estamos de acuerdo.

Nadie se ríe de lo que le ofende, le parece tonto o sin sentido. Así que hay que convenir que para reírse hay que estar en sintonía con el chiste o la gracia. Si tu sentido del humor está orientado al doble sentido o al albur, como le dicen los mexicanos, eso revela lo que hay a menudo en tus pensamientos. No te ofendas, pero tu sentido del humor puede delatar mucho de ti.

Si tus chistes son racistas, muy en el fondo algo de ello apoyas; si tus chistes son sexuales, muchos de tus pensamientos giran en torno a esto. El nivel de conciencia de una persona en todos los sentidos se puede medir por sus palabras. Los chistes más amargos y que en realidad a pocas personas dan risa, podrían demostrar una personalidad perturbada.

Por eso, es importante que reflexionemos en aquello en lo que pensamos y nos reímos a menudo. Porque por muy gracioso que algo nos parezca, puede que esté mal y esté revelando una faceta torcida de nuestra vida.

Reír es muy bueno, pero es mejor hacerlo por las razones correctas. Una forma incorrecta de reír es burlarse de los demás. Esto demuestra una falta de valores, de empatía y de respeto. Si escuchas a alguien reír a carcajadas por la desgracia de otro, esa es una alerta roja que indica una personalidad cretina y malvada.

La risa es todo un lenguaje. En definitiva, lo que nos causa gracia puede decir cosas buenas o malas de nosotros. Por eso, ahora que lo sabes, examina todo aquello que te hace reír a carcajadas, pues aunque la risa sea muy saludable, las razones podrían no ser admirables.

Siempre que puedas, ve una buena comedia que te haga reír hasta las lágrimas, cuenta un chiste que realmente sea gracioso para cualquier persona y ríe hasta más no poder. Porque un sabio dicho de autor desconocido dice que “quien ríe todos los días ha comprendido de qué se trata la vida”. Claramente hay tiempo para llorar y tiempo para reír, pero si no estás pasando por un luto, puedes dejar de lado esa cara tan seria y reír un poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *