julio 7, 2020

Presta atención a cómo te trata la gente. Esto es un reflejo de quiénes son realmente

La psicología fundamental freudiana enseña: “Cuando Pedro me habla de Pablo, sé más sobre Pedro que sobre Pablo”.

Esta cita nos enseña algo importante y nos aconseja: presta atención a cómo las personas te tratan, pues es un reflejo de quienes son realmente. Diremos que el lenguaje está estrictamente relacionado con la esencia de las personas y puede ser revelador si sabes escuchar con atención.

A menudo, las personas más severas y prejuiciosas tienen mucho que ocultar y se sienten inconformes consigo mismas. Si te encuentras con una persona que es demasiado exigente y notas por su trato hacia a ti que “se cree perfecta”, es todo lo contrario, se siente inconforme con su propia realización personal y proyecta esto exigiendo más a los demás.

Particularmente, tengo una amiga a la cual aprecio mucho, pero noto por su lenguaje que tiene un serio problema de aceptación de su propio cuerpo ¿cómo lo he notado? Pues bien, básicamente cada vez que ve a una celebridad o a una persona común con un cuerpo definido, esbelto y un cutis precioso es incapaz de reconocer su belleza. En su lugar, destaca algunos de sus defectos o señala que tienen esa belleza por causa de su dinero.

La realidad es que esta persona se esfuerza mucho por mantener su peso a raya y no siempre lo logra. Entonces, el mismo juez que juzga a otros a través de sus palabras amargas, es el mismo juez que la juzga a ella en su mente. Mientras pasan los años, ella no se convierte en una persona más cariñosa y más sabia, sino en una persona más criticona respecto a las de su propio género. No sabe lo maravilloso que es el poder elogiar a los demás, dar un cumplido que fortalezca el autoestima, porque muy probablemente ella no se los diga.

Por eso, siempre busco reafirmarla diciéndole palabras que tal vez ella no se dice y que mucho menos se las dice a las demás, pues de su boca solo salen críticas. Y es que definitivamente, mientras más malvada o agresiva parezca una persona en su trato hacia los demás, es probable que más herida se encuentre.

Así que si tienes a tu alrededor a una persona que critica o que es demasiado dura con los demás, haz de cuenta que su lenguaje es un reflejo de lo que siente por sí misma. Por tanto, ni colabores con esta actitud ni tampoco le rechaces, más bien conviértete en un instrumento de reafirmación. Si te trata con críticas, no devuelvas tú las críticas, más bien reafírmale, pues esta persona, más que tú, lo necesita.

Ten en cuenta que el verdugo, el que te acusa de cualquier cosa, probablemente sea también la víctima de aquello de lo que te acusa. Si te dice falso y mentiroso, hay una tendencia que afirma que él o ella pueden ser el falso y el mentiroso. Si te acusa de ser insolente, es probable que él o ella lo sea. Y esto aplica para cualquier juicio que una persona te quiera imponer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *