octubre 22, 2020

Por qué ser la oveja negra de la familia es una bendición, no una maldición

Cuando una persona dice que su familia tiene una oveja negra, la mayoría de nosotros imaginamos a alguien que siempre se mete en problemas, tiene mal genio y toma siempre los caminos menos previstos. Pero en muchos casos las ovejas negras son una bendición y no merecen su mala reputación.

La única culpa que tienen algunas ovejas negras es la de no ser como el resto. No ser igual a los demás a veces es una bendición. Por tanto, hay que reconsiderar la forma en la que pensamos acerca de las ovejas negras.

Todos queremos ser parte de algo, sin embargo, no siempre es bueno acoplarse a la manera de pensar del colectivo. Para ser aceptados, muchas veces escondemos parte de lo que somos, pero a la larga, lo que hacemos es reprimir nuestra naturaleza y llenarnos de muchas ansiedades.

La autenticidad es cada vez más escasa, no necesariamente debes ser aceptado y aplaudido, lo que sí debes ser es feliz. ¿Sabes qué es grandioso? Tener la libertad de elegir qué hacer, qué decir y qué pensar. Si amas a alguien y decides cambiar un aspecto negativo de tu personalidad, es completamente admirable, pero cuando se trata de un lado único de tu personalidad, no deberías reprimirte. Mantente fiel a quien eres.

Si a menudo en tu familia tu forma de pensamiento es demasiado para ellos, probablemente no tengas muchos puntos en común con ellos. En ese contexto pueden hacerte sentir culpable por ser diferente, pero eso no significa que estén en lo correcto.

Hay cosas que te hacen único, incluso si no te gustan a ti. No tienes que parecerte a nadie, más bien debes ser la mejor versión de ti mismo con cada paso que das. Muchas familias necesitan cambiar y no lo harán hasta que llegue una oveja negra a revolverlo todo. Algunas familias se resistirán al cambio y mantendrán sus posturas, pero ya no es tu responsabilidad.

Está bien pensar fuera de la caja y replantearse algunas cosas. Aprovecha el coraje que tienes impreso en tu carácter y enfócalo no en pelear con los demás, sino en conquistar tus propios retos. Porque ser una persona con ideas desafiantes no tiene por qué ser malo, si te enfocas en lo que debes, el mundo es tuyo.

Las personas más exitosas son las que piensan fuera de la caja. La tradición es buena, pero no se avanza con la tradición, solo se mantienen los principios. Los emprendedores necesitan olvidarse de la tradición y tomar riesgos con nuevas ideas. Esta es la gran virtud de las ovejas negras, tienen los pantalones para hacer y decir lo que nadie se atreve, y si caen, solo por orgullo, se volverán a levantar.

Un pensamiento en “Por qué ser la oveja negra de la familia es una bendición, no una maldición

  1. Me encantó la reflexión…yo fuí OVEJA NEGRA, la macana que no había leído esto y lo sufría, me hacían sufrir las críticas,las miradas, los comentarios..pero al leer esto, encuentro MI GRAN PREMIO aunque ya sea grande,pero lo agradezco sinceramente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *