Saltar al contenido

“Parábola del mago y la oveja”: ¡Cómo hablar y mentir puede destruir nuestras vidas!

el mago y la oveja

Esta parábola ofrece una poderosa reflexión acerca de cómo la mentira y la manipulación pueden destruir relaciones y personas. ¡Cuidado!

“El Mago y la Oveja”

En el claro de un inmenso bosque vivía un mago que tenía su propio rebaño de ovejas. Todos los días elegía una para comer. Con el tiempo, los animales se dieron cuenta de lo que estaba pasando y se aterrorizaron.

Tratando de escapar de la matanza, las ovejas se dispersaron por el bosque y le daban mucho trabajo al mago, quien tenía que buscarlas una a una.

Cuando perseguía a una oveja y esta se daba cuenta de que su final estaba cerca, gritaba tan fuerte que todas las demás del rebaño se dispersaban. Así, al mago le era mucho más difícil volver a reunir el rebaño.

Entonces se le ocurrió una idea, realizaría un hechizo para hacerles creer a las ovejas que eran otros seres.

A una oveja le dijo: “Tú no eres una oveja, eres una persona como yo. No tienes nada que temer, porque yo solo mato y como ovejas, pero tú eres la única persona en este rebaño, por lo tanto, mi mejor amigo”.

A otra oveja le preguntó: “¿Por qué huyes de mí como otras ovejas? Eres una leona y no tienes nada que temer. Solo mato ovejas y tú eres mi aliado”.

Mientras que a una tercera le dijo: “Escucha, no eres una oveja, eres un lobo. Un lobo al que respeto. Yo, como antes, continuaré matando una oveja del rebaño diariamente, pero el lobo, mi mejor amigo, no tiene nada que temer”.

Así les hizo creer a estas tres ovejas que no eran ovejas, sino un animal completamente diferente. Y con la creencia, también cambió el comportamiento. Cuando el mago mataba a una oveja, estas tres pensaban: «Bueno, él mató otra oveja, así que yo, un león, un lobo, un hombre, el mejor amigo del hechicero, no tengo nada que temer».

Viendo que funcionaba, el hechicero replicó el modelo de las tres personalidades en todo el rebaño. Así, cuando iba a matar a alguno de ellos, le decía: «Hola mi mejor amigo, hace mucho que no hablamos, vamos a mi patio trasero, necesito consultarte sobre el rebaño de ovejas».

Los animales le seguían rápidamente y con confianza al matadero. Las ovejas ni siquiera tuvieron tiempo de entender lo que estaba sucediendo. El mago se salió con la suya y lo más cumbre es que las ovejas se sentían tan bien al momento previo a sus muertes, que su carne sabía más sabrosa.

Con el paso de los años, el rebaño del mago era incluso más grande. Porque las ovejas, que se creían sus mejores amigos, conseguían captar otras ovejas, sin saber que lo hacían para la matanza.

Moraleja:

Cuando eres víctima de la manipulación y la mentira, por un tiempo pensarás que todo es maravilloso, que no hay peligros. Pero cuando te des cuenta del engaño, tal vez sea demasiado tarde. No te dejes convencer por palabras seductoras, no creas que es amigo todo el que te dice ‘amigo’ ni aceptes todos los ‘te amo’ como verdades absolutas.