Saltar al contenido

No confundas el conocimiento con la sabiduría: ¡Sabia parábola!

No confundas el conocimiento con la sabiduría

El conocimiento y la sabiduría a menudo se interpretan como iguales, pero se puede tener mucho conocimiento sin ser sabio en la vida. Aquí compartimos una sabia parábola que puede ilustrarlo mejor.

Parábola sobre el conocimiento y la sabiduría

Un día, dos discípulos fueron con su maestro para pedirle que les explicara la diferencia entre el conocimiento y la sabiduría.

El maestro les dijo: “Mañana muy temprano, pongan 20 frijoles en sus zapatos, 10 en cada pie. Luego suban la colina al lado de este pueblo hasta el punto más alto, con el grano en sus zapatos”.

Los jóvenes obedecieron al maestro y siguieron la instrucción al pie de la letra. Uno de los jóvenes a mitad de camino tenía mucho dolor en los pies, mientras que el otro parecía estar haciendo el recorrido sin dificultad.

Al llegar a la cima de la montaña, uno de ellos claramente tenía mucho dolor, mientras que el otro estaba tranquilo y sonriente.

Al darse cuenta de esto, el joven que sufrió durante el ascenso le preguntó al otro “¿cómo lograste cumplir con la instrucción del maestro tan contento mientras que yo sufrí tanto?”.

Y el discípulo respondió: “Mi querido compañero, anoche cociné los 20 frijoles”.

Moraleja de la historia

No confundas el conocimiento con la sabiduría, el conocimiento ayuda a ganarse la vida, mientras que la sabiduría la construye. Aprendamos a cocinar los frijoles.

¿Qué quiere decir esta parábola? Podemos conocer lo que se nos pide en la vida para ser exitoso o para alcanzar una meta, pero solo con sabiduría podemos utilizar el conocimiento de la forma más conveniente para nuestro desempeño y nuestro bienestar.

Hay personas que tienen muchas herramientas de conocimiento, son expertos en informática, en marketing o en cualquier trabajo que desempeñen. Han estudiado algo en específico y entienden cómo funciona.

Sin embargo, no saben cómo usar este conocimiento a favor de sí mismos y de las personas que les rodean. Aun trabajando y ganando dinero con esto, no tienen herramientas para vivir una vida más cómoda y satisfactoria, disfrutando del camino.

Es por eso que vemos a personas que laboralmente están muy bien formadas o tienen una gran habilidad, pero en sus vidas personales viven amargadas y sus relaciones están fracturadas. Esto ocurre por falta de sabiduría.

Con la sabiduría se puede tener una mejor calidad de vida, más allá del conocimiento que se tenga. Las personas que siguen el consejo sabio tienen la capacidad resolución ante conflictos, evitan el mal y mantienen sanas sus relaciones.

Vivimos en un mundo que nos alienta a perseguir el conocimiento, pero hoy es bueno reflexionar en que es mucho más valioso perseguir la sabiduría.