Saltar al contenido

¡Necesitas aprender a financiarte para hacer tus sueños realidad!

financiar sueños

Creer en uno mismo no solo implica creer que uno puede, hay que aprender a proporcionarse el apoyo necesario, en tiempo, esfuerzo y dinero, para cumplir los sueños.

Si bien las oportunidades llegan solas, no sucede lo mismo con el cumplimiento de los sueños. A menudo hay que saber reconocer y aprovechar las oportunidades, para trabajar en ellas y cumplir los sueños.

Muchas personas tienen sueños enterrados, esperando a que ‘se cumplan’. Lamentablemente, esto probablemente nunca ocurra. Los sueños hay que trabajarlos para poder hacerlos realidad.

Esto puede sonar desalentador para aquellas personas que por cuestiones de la vida no pueden dedicarle el 100% de su tiempo y sus finanzas a cumplir sus sueños.

El trabajo, la pareja, el hogar, los niños y el resto de obligaciones, pueden ser la prioridad para muchas personas. Sobre todo poner algo de pan sobre la mesa es un desafío en estos días, así que las personas deben enfocarse en esto y desplazar sus sueños.

Una gran cantidad de personas no trabaja en lo que les gusta, sino en aquello que les ayuda a llegar a fin de mes.

Esto hace que dejen de soñar, pues cubrir las necesidades básicas es un desafío de todos los días para el que hay que enfocarse.

Sin embargo, necesitas aprender a financiarte para hacer tus sueños realidad. Esto significa que, si bien no tienes el 100% de tu tiempo, energía y dinero para dedicarlo al cumplimiento de tus sueños, seguramente habrá un porcentaje, aunque sea pequeño, que puedas dedicar todos los días.

Lo más importante es la perseverancia. Mi mamá y mi abuela siempre me han dicho “poco a poco se llega lejos”. Lo que quiere decir es que muchos caminos se componen de pequeños y lentos pasos.

Puede que te tome un poco más de tiempo que al resto, pero lo vas a lograr. Si perseveras y no desistes ¡lo vas a alcanzar!

¡Anímate! Un poco de tiempo consagrado cada día para eso que quieres lograr puede hacer la diferencia a largo plazo. Y en la medida en la que te dispongas, las oportunidades empezarán a aparecer.

Cuando decimos que necesitas aprender a financiarte para cumplir tus sueños, no nos referimos solo a la inversión de dinero, es que verdaderamente debes apostar por ti.

Sabemos que hay personas que no pueden dejar sus trabajos ni sus obligaciones, sin embargo, aún es posible llevar ambas cosas de la mano.

Una dosis de tiempo todos los días hará que de una forma u otra avances. Ponte en el camino de tus sueños, comienza a caminar hacia ellos, no importa qué tan lento vayas. Porque estar en el camino es la única garantía de que se harán realidad.

Un versículo bíblico dice “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:17). De nada sirve soñar y creer en ti, si no estás dispuesto a invertir y financiar tu sueño.