Saltar al contenido

¡Nadie salva un matrimonio solo! ¡Ambos necesitan querer!

Nadie salva un matrimonio solo Ambos necesitan querer

Una sola persona no puede llevar toda la carga de una reconciliación ¡es desgastante!

Cuando las personas se casan en casi todas las culturas escuchan la frase durante la ceremonia “en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte los separe”. Pero en nuestro mundo actual, muy pocas personas están dispuestas a comprometerse hasta el final de la vida.

Los votos ahora se hacen con ligereza, las personas se juran amor eterno en un altar, pero cuando llegan las dificultades, siempre hay uno que pone más esfuerzo por encontrar la solución.

El principal problema en las relaciones es que hay una persona que renuncia a su propia voluntad y otra que no renuncia a casi nada. Entonces, se genera una falta de equilibrio.

Para que una relación vaya bien, es necesario que las prioridades de los dos sean importantes. El cubrir las necesidades de los dos por igual debería estar garantizado. Asimismo, cuando los problemas se presenten, es importante no ver a uno solo como el villano, sino como un problema de dos en el que ambas personas pueden mejorar.

La relación debe funcionar para que haya un beneficio mutuo. Y para que esto ocurra, una buena comunicación es fundamental. Aquí dejamos algunos consejos para sostener una comunicación más efectiva con la pareja.

Cómo tener una comunicación más efectiva en pareja

  • Menos reclamos y más comunicación: En lugar de reclamar de inmediato, ten la paciencia para explicar cómo te sientes en torno a una situación o comportamiento.
  • Más conversaciones y menos celulares: Muchos tiempos de comunión como la hora de comer o de ir a la cama, al menos uno de la pareja se enfoca en su dispositivo o en un programa de televisión. Estos son tiempos valiosos para conversar y conocerse un poco más.
  • Atacar el problema, no a la pareja: Es importante tener un enfoque correcto, la pareja es un aliado, no un enemigo. En ese sentido, cuando hayan problemas, incluso por comportamientos de la pareja, es importante atacar al problema sin destruir a la otra persona.
  • Dar respuestas blandas: Un proverbio de la biblia dice que “la blanda respuesta quita la ira, más la respuesta áspera hace subir el furor”. Intenta que tus respuestas no sean ásperas y notarás cómo se puede evitar el inicio de muchas discusiones.
  • Demuestra que te importa la relación: Abiertamente dile a tu pareja lo mucho que te importa la relación y hazle ver que su recuperación es una responsabilidad compartida.

Una comunicación de calidad puede salvar un matrimonio que se cree sin esperanzas. Así que toma el tiempo para aplicar este tratamiento y recuérdale a tu pareja que hicieron un pacto, cuidarse el corazón el uno al otro hasta el final. Si los dos quieren, siempre se puede volver a amar.