octubre 24, 2020

Más de 100 toneladas de basura plástica recuperada en la mayor limpieza oceánica de la historia

103 toneladas de basura fueron recolectadas del Gran Parche de Basura del Pacífico, entre las costas de Hawai y California, gracias a una operación ambiental llevada a cabo durante 48 días por el Instituto Ocean Voyages. Esta se considera la “limpieza de océano abierto más grande de la historia”, al duplicar su último récord de una misión de 25 días de duración desde 2019.

El cúmulo de basura estaba compuesto por desechos plásticos y redes de pesca. Pese al enorme esfuerzo, los ambientalistas encontraron entre la basura una serie de esqueletos de tortugas envueltos entre las cuerdas y otros utensilios de pesca que se pierden en el mar.

“No hay una solución curativa para la limpieza del océano: son los largos días en el mar, con una tripulación dedicada escanear el horizonte, lidiar con redes y recuperar grandes cantidades de basura, lo que lo hace posible”, dijoLocky MacLean, ex director de Sea Shepherd y 20 años de activista oceánico en conservación marina en un comunicado.

“Superamos nuestro objetivo de capturar 100 toneladas de plásticos tóxicos para el consumidor y redes de ‘fantasmas’ abandonadas, y en estos tiempos difíciles, continuamos ayudando a restaurar la salud de nuestro océano, lo que influye en nuestra propia salud y la salud del planeta”. Agregó Mary Crowley, fundadora y directora ejecutiva del Ocean Voyages Institute, también conocida como Ghost Net Buster.

El Gran Parche de Basura del Pacífico se encuentra en una de las zonas más lejanas del Océano Pacífico, entre California y Hawai. Se calcula que allí se acumulan más de 80.000 toneladas de plástico, provocadas principalmente por las actividades de pesca marítima comercial. Debido a los remolinos de las aguas, la basura es arrastrada y acumulada en una sola zona.

Se necesitaría mucho tiempo para limpiar toda esta zona, y sin embargo, mientras las industrias de pesca comercial no tomen medidas, es imposible acabar algún día. Sin embargo, la hazaña del Instituto Ocean Voyages no deja de ser asombrosa y digna de un aplauso.

Alrededor de 13 millones de toneladas de plásticos ingresan a nuestros océanos cada año, lo que equivale a unos 150 millones de toneladas que actualmente nadan alrededor de nuestros entornos marinos. Los animales marítimos son los principales afectados de esta contaminación colosal, desde los pequeños peces que quedan atrapados entre el plástico, hasta las enormes ballenas que encallan en las orillas luego de haberse tragado decenas de kilos de plástico.

Si entiendes inglés, aquí un pequeño documental de la labor llevada a cabo por el Instituto Ocean Voyages.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *