Saltar al contenido

Los perros pueden predecir tu estado de ánimo, dice la ciencia

Los perros pueden predecir tu estado de ánimo, dice la ciencia

De acuerdo con un estudio desarrollado en la Universidad de São Paulo (USP) en colaboración con la Universidad de Lincoln, en Estados Unidos, el mejor amigo del hombre no sabe leer nuestros pensamientos, pero sí nuestras emociones.

Y es que los peludos saben conectarse con los humanos en un nivel de comunicación no verbal. Por lo general los seres humanos necesitamos conversar, poner nuestros sentimientos en palabras o por lo menos hacer algunos gestos para mostrar a otros cómo nos sentimos en un momento dado.

Pero no es así con los perros. Sin que sostengas una larga conversación con él, tu perro puede saber cómo te sientes y cómo probablemente te sentirás en las próximas horas. Es un superpoder muy curioso ¿no lo crees?

El estudio realizado por Natália Albuquerque, Daniel Mills, Anna Wilkinson y Briseida Resende mostró que los perros se fijan mucho en los rostros, los gestos y las acciones para determinar cómo se siente una persona.

Estudios anteriores habían demostrado que esta no es una cualidad únicamente humana, pues los primates también podían hacer lecturas de comunicación no verbal. La diferencia es que los primates mostraron ser capaces de reconocer emociones solo entre similares de la misma especie. Pero este estudio demostró que los perros pueden hacer algo más:

“Los perros pueden inferir información implícita de las expresiones emocionales humanas”, concluyó la investigadora Natália Albuquerque. Esto los convierte en los únicos animales que pueden reconocer emociones entre ellos y en los humanos.

Esta investigadora ha dedicado muchos años a conocer el nivel de comprensión de los perros. Comprobó sus tesis en estudios realizados en los años 2016 y 2018. Y en el último estudio, publicado en el año 2021, puso todos los hallazgos encontrados en su carrera a prueba.

Su intención era mapear los límites de las interacciones de los perros, para comprender si, al capturar las emociones humanas, también tienen la capacidad de saber que las expresiones y las acciones también cambian.

Esta sería la base para averiguar si los perros pueden adaptarse al comportamiento humano modificando sus acciones.

En las pruebas se contó con la colaboración de 114 perros, 68 hembras y 46 machos, todos ellos conviviendo con una familia humana desde al menos seis meses, acostumbrados a relacionarse con personas y frecuentar espacios desconocidos. Pero solo 91 perros (56 hembras y 35 machos) se incluyeron en el conjunto final.

Los perros que no llegaron a la fase final fueron aquellos que manifestaron algún tipo de estrés durante las evaluaciones. El proceso de evaluación consistía en introducir a los perros a un ambiente controlado con dos actrices durante al menos 5 segundos.

Las actrices debían demostrar diferentes expresiones emocionales en medio de la interacción social con los perros. Tras las interacciones, se soltó a los perros y se observó su comportamiento durante 30 segundos.

El resultado mostró que los perros tenían 14 veces más probabilidades de elegir a una de las actrices que a la otra. Cuando las actrices estaban en modo de interacción positiva, el 68% de las veces los perros elegían a la actriz más feliz. Mientras que cuando el modo de la interacción era negativa, el 95% de los perros elegían a la actriz neutral, la que no mostraba signos de agresión.

Según el estudio entonces, los perros prestaban atención a la parte superior de las actrices para buscar signos de felicidad u hostilidad. Otras partes del estudio mostraron que los perros son capaces de inferir los estados emocionales de las personas que los rodean, usando su memoria y todas las experiencias que han tenido en la vida o con esos individuos.