agosto 11, 2020

Los padres no quieren horarios locos después del coronavirus

Durante el aislamiento en casa, muchos padres han logrado reflexionar acerca de lo programada que estaba la vida de sus hijos. Y es que muchos padres, en un intento por aprovechar el máximo potencial de sus pequeños, les han saturado los horarios con actividades. Pero la cuarentena ha sido un punto de inflexión.

Sobre todo las familias de mayores ingresos tienen un problema en común: sus niños están demasiado ocupados. Los padres actualmente invierten mucho en actividades extracurriculares. Al mismo tiempo, en muchas familias, mamá y papá trabajan, por lo que no queda mucho tiempo para compartir en familia porque todos están ocupados.

Los psicólogos dicen que aunque los padres modernos comparten más de lo que compartían con sus hijos los padres de los años 70, en muchas familias, las actividades de los hijos y los trabajos de los padres, han creado un distanciamiento familiar más preocupante que el distanciamiento social actual.

La familia se estaba desmoronando en medio de tantos compromisos justo antes de la pandemia del COVID-19. Al principio de la pandemia, todos en casa se sintieron aburridos porque sentían que tenían demasiado tiempo libre para nada. Pero en definitiva, ha sido un tiempo de desintoxicación en casa de tantas actividades que abruman el día a día. Cada vez más, tenemos vidas rápidas y no sabemos ni podemos disfrutar nada en su justa medida, pues siempre hay algo esperando por hacer.

Sin tarea o actividades, sin desplazamientos, las familias comenzaron a redescubrirse entre sí. Las familias comenzaron a descubrir qué significaba pasar el rato, pues muchas nunca se habían detenido a compartir realmente.

En una encuesta desarrollada en redes sociales por la psicóloga y médico Alison Escalante el pasado mes de mayo, el 94% de los padres dijeron que durante Covid-19 sus familias pasaban más tiempo juntos. Para algunos de ellos, este tiempo en familia era bastante estresante. Pero el 60% de los padres dijeron que estaban disfrutando más a sus hijos durante el encierro.

La mayoría de los padres están disfrutando más de sus hijos gracias a la cuarentena. Aunque al principio fue duro para todos y nadie sabía qué hacer con tanto tiempo libre, poco a poco las familias fueron reflexionando acerca de lo distraídos (más que ocupados) que estaban de las cosas que verdaderamente valen la pena.

En la encuesta de Escalante, un notable 75% dijo que haría cambios en el futuro. Estos padres planean pasar menos tiempo en actividades y más tiempo en familia. El tiempo que las familias han encontrado en la cuarentena es precioso, y no están dispuestos a renunciar a él.

Ahora mismo, los padres quieren horarios de trabajo más ligeros y las personas en general quieren que se replanteen las jornadas laborales. Todos en definitiva quieren tener tiempo para hacer las cosas que realmente disfrutan y no quieren entregar la mayor parte de su vida a un trabajo mal pagado o altamente demandante. Las personas están despertando en ese sentido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *