octubre 1, 2020

Los niños necesitan papel y lápiz no solo para aprender a escribir

Con el boom de los dispositivos, los niños cada vez están escribiendo menos a mano, pero la ciencia establece que en la etapa de la infancia necesitamos usar el papel y el lápiz.

Los dispositivos han hecho que las tareas se optimicen en casa. Sobre todo a raíz del Covid-19, los maestros han optado por pedir que las tareas se envíen y se realicen a través de celulares, tabletas y computadoras. Sin embargo, la habilidad de escribir a mano se considera esencial para el desarrollo infantil y no solo para la alfabetización.

“La escritura a mano no es un fin, sino un medio para estimular el desarrollo cerebral del niño”, explica Luciana Brites, psicopedagoga del Instituto NeuroSaber, en Londrina / PR.

En efecto, la mecanografía es una actividad más mecánica, mientras que la escritura con lápiz y papel es más compleja e involucra varios mecanismos. Un estudio realizado en 2012, cuando el uso de pantallas comenzaba a aumentar a nivel mundial, mostró este efecto con imágenes de resonancia magnética. El trabajo comparó la actividad cerebral de 15 niños de cinco años cuando vieron imágenes de letras que habían escrito a mano o mecanografiado.

Cuando los niños dibujaban las letras, una especie de “circuito de lectura”, responsable de procesar letras, reconocer palabras y formas, se activó de una manera mucho más significativa que cuando simplemente las tecleaban. Esta investigación fue llevada a cabo por la Universidad de Columbia y la Universidad de Indiana en los Estados Unidos.

Cuando los adultos queremos escribir algo, se necesita más concentración, planificación, formar la imagen de las letras en la mente y calcular el espacio que estas ocuparán en la hoja de papel. En el entorno digital no existen esas consideraciones, muchas veces ni siquiera miramos las teclas que estamos marcando. Por eso los expertos recomiendan que no dejemos que nuestros niños no dejen de escribir a mano, por arcaico que parezca en estos días.

“El movimiento manual estimula áreas cerebrales responsables de la memoria y el lenguaje, que se activan menos con el teclado”, señala Deborah Moss, psicóloga europea, maestra en psicología del desarrollo de la Universidad de São Paulo (USP).

De acuerdo con los expertos, no hay problema en que mecanografiemos (escribamos desde dispositivos) todo cuando somos adultos, pero en el caso de los niños, escribir a mano genera un estímulo cognitivo necesario. Si se ignora esta fase de aprendizaje, advierten que los niños pueden tener menos capacidad para leer y desarrollar ideas plasmadas en textos. Mientras que los niños que más escriben a mano, tienen una mayor probabilidad de expresar mejor sus ideas y pensamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *