octubre 1, 2020

Los efectos del divorcio en los niños que ningún padre debería ignorar

El divorcio es una etapa muy dura para las personas, pues nadie se casa pensando en que es una posibilidad. Pero es una realidad, y las tasas de divorcio están creciendo, no retrocediendo.

El problema mayor es que muchos matrimonios piensan que el divorcio se trata de ellos, e ignoran las consecuencias que tiene sobre los niños. Por eso, y con el deseo de ayudar, compartimos los efectos que un divorcio puede tener en un niño para tenerle en cuenta.

¿A qué edad se ven afectados los niños por el divorcio?

Los niños de todas las edades no reciben bien el divorcio, incluso a algunos adultos puede afectarles negativamente el divorcio de sus padres. Los especialistas señalan que hasta los bebés pueden verse afectados por la ruptura del matrimonio.

Saber que cualquier persona a cualquier edad puede verse afectada por el divorcio de los padres significa que no debemos excluir a los niños al evaluar los efectos de un divorcio. El hecho de que tengan edad suficiente para comprender no significa que tengan la habilidad para afrontar una situación tan difícil de manera saludable.

Y en cuanto a los niños pequeños, no significa que no se den cuenta de lo que esté pasando y se vean afectados. Los cambios importantes en la rutina de un niño pequeño debido al divorcio pueden causarles angustia. Muchos niños pequeños manifiestan una regresión, es decir, desaprenden habilidades que ya habían aprendido.

Señales de que tu hijo no se está adaptando bien

A continuación algunas señales de que el divorcio está afectando de forma negativa a tu hijo.

  • Regresión, en el caso de bebés y niños pequeños.
  • Retrasos en el desarrollo, el niño no hace lo que debería hacer a su edad o meses.
  • Comportamiento de necesidad, el niño querrá pasar más tiempo con uno de los padres y llorará con más frecuencia.
  • Rabietas y arrebatos como señal de frustración.
  • Meterse en problemas en la escuela.
  • Pelear con otros niños.
  • Problemas de alimentación, el niño puede dejar de comer o empezar a comer demasiado.
  • Problemas de sueño, por pesadillas, miedos o simplemente por desequilibrio emocional.
  • Comportamiento arriesgado y rebelde.
  • Disminución del rendimiento académico.
  • Pensamientos suicidas y auto lesiones.
  • En el caso de adolescentes, encarcelamiento a causa de comenzar a probar los límites.
  • Reiterados dolores de cabeza, de estómago u otras dolencias físicas.

Cómo ayudar a tu hijo a volverse emocionalmente inteligente

Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de expresar sus sentimientos y procesarlos de manera saludable para no reprimir las emociones. Pues el reprimir las emociones conduce a lo que hemos hablado anteriormente. Para ayudar a tu hijo a ser emocionalmente inteligente puedes:

  • Ayudarle a identificar el nombre del sentimiento que está experimentando.
  • Hablarle sobre formas saludables de lidiar con las emociones, como hablar y hacer ejercicios de respiración profunda.
  • Convertirte en una conexión enriquecedora con tu hijo para que sienta que puede acudir a sus padres cuando experimente emociones intensas.
  • Resistir el castigo cuando actúen debido a una confusión emocional; en su lugar trabajar para ayudarlos a hablar sobre sus emociones y sentimientos.
  • Hacer que tu hijo practique hablar sobre sus sentimientos y elógielo cuando hable y se exprese.

Lo más importante es que no ignores el problema simplemente pensando que tu hijo lo superará, no es un adulto, es un niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *