Saltar al contenido

Lo dice un experto: ¡Los Padres Que Hacen Estas 4 Cosas Destruyen La Fortaleza Mental De Sus Hijos!

Lo dice un experto: ¡Los Padres Que Hacen Estas 4 Cosas Destruyen La Fortaleza Mental De Sus Hijos!

Si quieres que tus hijos crezcan felices y sanos, nunca hagas esto ¡consulta la lista!

Cuando pensamos en criar hijos con responsabilidad, seguramente lo primero que se nos viene a la mente es alimentación, vivienda, salud y estudio. Pero existen más compromisos que deben ser prioridad en nuestros hogares.

La doctora en psicología y salud mental Tracy Hutchinson tiene amplia experiencia en el tema de la crianza, luego de haber trabajado en ello por 18 años desde el enfoque de salud mental. Tiene múltiples publicaciones e hizo una lista de 4 cosas que destruyen la fortaleza mental de un niño. Acompáñanos a examinarla.

1. Minimizar los sentimientos de tus hijos

Muchos padres tienden a minimizar los sentimientos de sus hijos y ni siquiera se dan cuenta de ello. Frases como “eso no es nada” o “¿y por esa tontería estás llorando?” envían un mensaje muy dañino: Tus sentimientos no son importantes y es mejor reprimirlos.

Según la doctora esto dificulta el crecimiento y crea adultos más inseguros. Asimismo, de adulto tu hijo puede disminuir su ambición y conformarse con menos porque desde pequeño entendió que merece menos porque sus sentimientos no importan.

2. Evitar que experimenten situaciones de fracaso

Los padres tienen un instinto protector muy fuerte, pero el enfoque exacerbado de protección contra el fracaso no es bueno. Es contraproducente querer resolver todo por el niño solo para que no experimente el fracaso, pues de esa manera no obtendrá aprendizajes propios y como padre estarás viviendo a través de él.

La experta señala que es muy importante permitirles a los niños fracasar y enseñarles que el fracaso es parte del éxito. Solo de esa manera, pueden desarrollar la resiliencia, la perseverancia y la fortaleza mental.

3. Exigirles la perfección

Ningún padre debe proyectar sus expectativas de vida sobre sus hijos. Es injusto, y suele tener un costo emocional muy alto.

Los niños a los que se les exige la perfección acaban desarrollando problemas de autoestima y confianza, se desilusionan fácilmente siempre cuando no consiguen el primer lugar en todo.

La fortaleza mental por otra parte se construye a través de expectativas realistas y la comprensión de que en la vida no siempre obtendremos lo que queremos.

4. No poner límites

Padres e hijos pueden tener una relación flexible y abierta al diálogo, de hecho se ha demostrado que esto beneficia la parte afectiva de la relación. Pero de ninguna manera los hijos pueden convertirse en “los jefes” de los padres.

Los niños mentalmente entienden los límites y los respetan. Según la experta, pueden expresar sus opiniones, pero la decisión final recae en los adultos y ellos deben aprender a respetarla.