Saltar al contenido

Las relaciones están más influenciadas por el pasado de lo que nos damos cuenta

Las relaciones están más influenciadas por el pasado de lo que nos damos cuenta

Sin darte cuenta, comienzas a proyectar las decepciones de tus relaciones anteriores y las culpas en la otra persona.

Cuando una relación termina, es importante tomarse el tiempo para sanar. Si bien no es sano guardarle luto a una persona y cerrar el corazón, el otro extremo de encontrar una nueva pareja cuando ni siquiera has hecho una revisión sincera de qué fue lo que sucedió tampoco es saludable.

Ahora mismo las relaciones son intensas y fugases, como las historias de las redes sociales. No solo se fracturan fácilmente, sino que además las personas logran conseguir un “nuevo amor” en un abrir y cerrar de ojos.

Nadie puede decirte cuánto es el tiempo para iniciar una nueva relación. Es algo que solo tú, tu mente y la capacidad de sanación de tu corazón pueden indicarte.

No obstante, algo es seguro, no estarás listo para sostener una nueva relación saludable al mes siguiente de haber terminado tu relación anterior.

Y es que cuando no te das el tiempo necesario para sanar, corregir errores, mirar a los prospectos desde una mejor perspectiva y definir qué es lo que quieres y lo que necesitas, regresarás una y otra vez a la piedra con la que te tropezaste en el pasado.

Si respondes a las siguientes preguntas, es momento de actuar:

  • ¿Todas tus parejas te han mentido o te han sido infieles?
  • ¿Tus parejas parecen seguir un mismo patrón en el que al principio parecen sacados de un cuento de hadas, pero luego resultan ser los ogros o las brujas?
  • ¿Siempre que terminas una relación terminas desgastado y con la sensación de haber perdido mucho tiempo?
  • ¿Consideras que tienes “mala suerte” en el amor?

Si tus respuestas fueron sí, significa que no has sabido darle el beneficio al tiempo para que te enseñe lo que conveniente y lo que no para ti.

A veces le tenemos demasiado miedo a la soledad. No concebimos la vida sino estamos junto a alguien, sin importar quién sea. Pero precisamente la soledad y el tiempo nos dan perspectiva.

Es importante aprender a ser más pacientes. Cuando estamos desesperados, encontramos cualidades en otra persona que solo están en nuestra imaginación.

Incluso si te gusta mucho, tómate el tiempo de saber qué es lo que te gusta de esa persona y si en realidad no es una percepción imaginaria. Pregunta a otras personas si esas cualidades que tú percibes son reales. Y si encuentras a alguien que le haga oposición a tus ideas, escucha.

¡Cuántos errores podríamos evitar en la vida si tan solo aprendiéramos a escuchar! Cuando te ha ido mal con una pareja, algo es seguro, en el camino alguien te lo advirtió, simplemente no quisiste escuchar.

Recuerda que no tienes “mala suerte en el amor”, simplemente estás repitiendo los mismos patrones del pasado porque no te has tomado el tiempo para sanar. Priorízate.