septiembre 29, 2020

Las personas que viven para complacer a otros atraen estos 5 peligros para sí mismas

Olvidarte de ti mismo y a tus necesidades para complacer a todos los demás implica serios riesgos que te afectarán para siempre. Conocerlos es imprescindible para ti si quieres ser feliz realmente.

¿Actuar para agradar a los demás? Esto es contraproducente para ti

A continuación te presentamos cinco peligros potenciales cuando vives para complacer a los demás.

Reprimes tus propias emociones y corres el riesgo de “explotar”

Cuando te mantienes reprimiéndote contantemente corres el riesgo de perder el control en algún momento y esto es algo que no deseas ¿cierto? Al explotar dejas salir todo lo que llevas dentro y dado que se trata de un cúmulo de cosas que has venido guardando en tu interior, el resultado será un tsunami de emociones y sentimientos que dejarán sin duda relajado pero habrás destruido todo a tu paso. Y lo peor es que dejarás a la luz una versión de ti que tampoco eres pues solo sacaste lo que nunca debiste guardar. Lo mejor es siempre ser tú mismo, y dejar de actuar como otros quieren que actúes.

Te sientes constantemente bajo presión para mantener tu imagen

¿Te ha pasado que buscas desesperadamente agradar a alguien y moldeas todo de ti para que eso ocurra? Pues bien esta es la cosa más tonta que puedes hacer. Entiende que es un trabajo muy cansado eso de estar agradándoles a otros. ¿Cuál es el problema contigo? ¿Les molesta tu manera de vestir, de hablar o de pensar? Pues que se alejen ya llegará quien te acepte como eres. En las redes sociales vemos a muchas personas aparentando ser de todo con tal de recibir miles de likes y tener miles de seguidores. Pero, es mejor tener solo un puñado de personas que en verdad se interesen por ti, a miles que solo les interesa ver la versión de ti que inventas para que te quieran.

La gente te usa

Cuando vives para los demás te arriesgas a que las personas te usen pues se interesan nada más en lo que puedas ofrecerles y esto atrae a las personas equivocadas. Tienes que procurar sembrar respeto pues solo así evitarás que solo se acerquen a ti por interés.

Tienes un comportamiento egoísta

A simple vista, ese deseo que tienes de complacer a los demás no es para nada altruista ni mucho menos tiene una buena intención, en realidad se trata de algo que está siendo impulsado por el egoísmo. Cuando diriges tu comportamiento en una determinada dirección, estás tratando de controlar la reacción de los demás para que te quieran. En el fondo, tu deseo es controlarlo todo, porque te sientes inseguro de ti mismo. Esto es realmente contraproducente y agotador.

Nadie sabe quién eres realmente

Finalmente, cuando te enfocas en ser lo que los demás quieren que sea te hace olvidarte de quien eres tú en realidad. ¿En verdad quieres dejar de ser quién eres? La aceptación y el amor por uno mismo son dos piezas claves para la felicidad. Sí, puede que tu vida resulte muy solitaria, pero es mejor no tener amigos y estar en paz que tener millones de amigos siendo algo que no eres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *