septiembre 29, 2020

Las emisiones de carbono de la India caen por primera vez en cuatro décadas

Las emisiones de CO2 han caído por primera vez después de cuatro décadas ante el confinamiento preventivo establecido en la mayoría de países del mundo.

El sitio web ambiental Carbon Brief publicó que el cierre repentino de las plantas de producción y el paro de actividades en el país hizo retroceder la tendencia de emisión de dióxido de carbono hasta llegar a índices que no se registraban desde hace 37 años.

La disminución de emisiones en marzo fue de 15 % y en abril de 30 %, según el sitio web. La siguiente gráfica fue compartida por Centre for Research on Energy and Clean Air.

Asimismo, estudios revelan que la cuarentena en India ha afectado significativamente el mercado del carbón. De acuerdo con un estudio en concreto, el año fiscal que finalizó en marzo de 2020, las entregas de carbón disminuyeron alrededor de un 2%, una reducción pequeña pero significativa cuando se comparó con la tendencia: un aumento en la generación de energía térmica del 7,5% anual durante la década anterior.

También se ha registrado una reducción grande en el consumo de petróleo en India. En marzo de 2020, el consumo de petróleo disminuyó un 18 % interanual.

Paralelamente, el suministro de energías renovables está en alza este año en India y se ha mantenido la tendencia incluso durante la pandemia. Esta capacidad de las energías renovables de sostenerse en medio de la crisis no se limita a la India, la Agencia Internacional de Energía (AIE) publicó un informe a fines de abril que reveló que el uso mundial de carbón disminuyó un 8 % en el primer trimestre del año. Y mientras tanto, la energía solar y eólica experimentó un crecimiento a nivel internacional.

Esto se debe a que estas energías son rentables y sostenibles en medio de crisis como estas. Una vez que se instalan los paneles solares o las turbinas eólicas, los costos operativos son muy bajos y por eso los estados suelen acudir a esas fuentes de energía ante las crisis. Y pasa todo lo contrario con las centrales térmicas que funcionan con petróleo, gas o carbón, que requieren costos más elevados.

Lamentablemente los análisis indican que esta disminución de emisiones por causa de la pandemia puede no durar, que cuando cese el aislamiento social los países volverán a participar activamente de la contaminación por CO2, con un aumento de sus emisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *