Saltar al contenido

¡Las 11 heridas emocionales que las hijas no amadas por sus madres llevan con toda su vida!

¡Las 11 heridas emocionales que las hijas no amadas por sus madres llevan con toda su vida!

Vivir sin el amor de una madre es desafiante y doloroso. A menudo, las niñas criadas por madres que no las amaron luchan toda su vida con estas heridas.

Baja autoestima

Los abrazos de una madre generan seguridad. Cuando una madre no ama a su niña, esta crece pensando que no es digna de recibir cariño y cuidado. Puede pensar que no tiene las virtudes suficientes para tener relaciones cálidas y verdaderas.

Repetir el error con futuros hijos

Las niñas no amadas por sus madres pueden entrar en un ciclo difícil de romper, creando relaciones con distanciamiento y desamor hacia sus propias hijas. Sus relaciones, si no superficiales, son extremadamente difíciles de mantener y mostrar interés, y muy fácilmente pueden ser personas aisladas y sin amigos.

Sensibilidad extrema

La falta de amor materno les provoca a estas mujeres sumergirse demasiado en problemas que otros simplemente dejarían de lado y solventarían poco a poco. Las hijas no amadas no saben cómo lidiar con la frustración.

Necesidad de aprobación constante

Las hijas no amadas se sienten dependientes de la aprobación de otros, porque creen que haciendo más serán más amadas. Muchas veces se olvidan de quiénes son ellas en principio y traspasan sus límites solo por mantenerse en una relación.

Dificultad en las relaciones

No solo la relación con la madre es problemática, sino que el vínculo con amigos, familiares y novios no suele seguir un buen patrón. Esto se debe a que el primer amor que experimenta un bebé es el de la madre y al no tener una referencia, es difícil establecer vínculos sanos.

Represión de sentimientos

Estas niñas no aprenden a gestionar sus sentimientos negativos adecuadamente. En su lugar, sufren de arrebatos y ataques de llanto constantes, se convierten en adultos frágiles e inconstantes.

Dependencia emocional

Desarrollar un espacio saludable en la vida de otras personas también es un problema, ya que las hijas con tal trauma son capaces de volverse emocionalmente dependientes cuando se conectan con otra persona. Sus relaciones suelen caer en la categoría de lo tóxico porque no saben amar sin apego insano.

Comportamientos autodestructivos

Pueden surgir conductas autodestructivas, con signos de autosabotaje, abuso de drogas lícitas y automutilación en la adolescencia y edad adulta.

Sentimiento de frustración

Las niñas no amadas por sus madres tienen en su corazón un vacío difícil de llenar, por tanto, el resto de sus relaciones y logros no suelen cumplir con sus expectativas y siempre las acompaña un sentimiento constante de frustración.

Sentimiento de culpa

A veces sin ser conscientes de ello, estas niñas llegan a la conclusión de que su madre no las amaba porque eran desobedientes, malas, feas, inapropiadas, etc. Es decir, se atribuyen la culpa del fracaso de la relación y cuando algo no sale como esperan en sus vidas, vuelven a ese sentimiento de culpa, se sienten no merecedoras.

Trastornos de personalidad

La fractura del vínculo afectivo con la madre suele ser una de las principales causas de los trastornos de personalidad tales como: trastorno de personalidad antisocial, trastorno esquizoide de la personalidad, trastorno de personalidad narcisista, y muchos otros.

Si tuviste problemas con el vínculo afectivo con tu madre, estás a tiempo. La terapia es un medio valioso para sanar.