julio 7, 2020

La semana laboral de cuatro días podría ser una nueva forma de ayudar a la economía

¿Te imaginas cómo sería la vida si en lugar de tener 2 días de fin de semana ahora fueran tres? Increíble ¿no es cierto? Ya desde niños cuando íbamos a la escuela, deseábamos que al llegar el fin de semana este durara mucho más. Este sueño, lo llevamos a través de los años y aún el día de hoy queremos muchas veces que el domingo se pudiera multiplicar por dos. Pues bien, esto al parecer será una realidad, aunque no por las razones que pensábamos. A continuación te contamos de qué se trata.

Cuatro días de trabajo a la semana podría ayudar notablemente a la economía global

La semana laboral en la mayoría de países del mundo comienza los lunes y finaliza los viernes, aunque algunas empresas y negocios extienden esto hasta los días sábados y muchas veces hasta los domingos. Claro que en estos casos siempre se rota al personal, pues es lógico pensar que nadie está dispuesto a trabajar los siete días a la semana durante todo el año. Sin embargo, la aparición del Coronavirus ha dado una idean interesante de flexibilizar las jornadas de trabajo en búsqueda de un mayor equilibrio entre la empresa y el empleado para conseguir un mayor desempeño y rentabilidad.

Cómo sabes, ahora se está imponiendo la idea del teletrabajo por consecuencia de la cuarentena que ha obligado al mundo a permanecer en sus casas. Pues bien, ante esto la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sugirió la idea de una flexibilización en la jornada laboral que incluya al teletrabajo. En sus propias palabras Ardern dijo:

“He tenido a muchas personas sugiriendo que deberíamos tener una semana de cuatro días. En última instancia, eso realmente se ubica entre empleadores y empleados. Hay muchas cosas que hemos aprendido sobre el Covid y esa flexibilidad puede alcanzarse con la ayuda del teletrabajo”.

Para Ardern la idea es que las personas realicen la misma cantidad de trabajo pero en menos tiempo, pero haciéndolo de manera más inteligente y no más duro. En la lógica de esta idea se cree que podría impulsarse más el turismo y así mismo la economía de un país, pues las personas no tendrán que estar todo el tiempo encerradas en una oficina.

La idea de trabajar solo cuatro días a la semana está tomando bastante fuerza y ganando mucha popularidad entre los empleadores considerando si un horario algo más apretado puede generar una mayor productividad. Finalmente, aunque esto depende totalmente de que los empleadores decidan o no adoptar semanas laborales de cuatro días, algunas compañías ya lo han hecho funcionar. Por ejemplo, la compañía de software Wildbit lleva trabajando 32 horas a la semana repartidas en cuatro días desde el año 2017 y han afirmado que realmente funciona y sus empleados se mantienen motivados. ¿Te gustaría sumarte a este cambio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *