julio 4, 2020

Islandia da un ejemplo al mundo al imponer la igualdad salarial para hombres y mujeres

Islandia ha aprobado una ley que pone a hombres y mujeres en el mismo nivel en términos salariales. La mayoría de países todavía presentan una brecha salarial entre géneros, y en países como EEUU se ha denunciado el llamado “techo de cristal”.

Con esta ley, Islandia está dando un gran ejemplo en igualdad, que debería ser copiado por la mayoría de países del mundo. El país está exigiendo a las empresas que ofrezcan remuneraciones sin discriminación de género a todos sus empleados.

La ley entró en vigencia en 2018 y ahora comienza a dar sus primeros frutos. Según establece, las empresas que tienen más de 25 empleados deben comprobar que pagan por igual a hombres y mujeres de diferentes etnias. Por lo que no solo se trata de igualdad de género, sino de igualdad de raza.

En una entrevista Al Jazeera, Dagny Osk Aradottir Pind, de la Asociación Islandesa de Derechos de la Mujer, dijo que han tenido el arduo trabajo de mostrar a la sociedad islandesa que la desigualdad salarial está mal, y han buscado nuevos métodos para abordar este problema. Y para combatir el techo de cristal en el país, la ley también instituye que las empresas con más de 50 empleados tengan al menos un 40% de mujeres en sus juntas directivas.

Por esta y otras razones es que Islandia ocupa el primer lugar en igualdad de género, según el Foro Económico Mundial. Pero la nueva ley no se ha impuesto en el país nórdico de la nada, la verdad es que los islandeses están peleando por estos derechos desde 1975. En ese año, de acuerdo con la BBC, las islandesas se declararon en huelga debido a la desigualdad, dejando a sus parejas a cargo de los niños y las tareas domésticas, como cocinar y limpiar. Tan solo cinco años después, el país eligió democráticamente a la primera presidente del mundo.

La nueva ley de Islandia puede ser un ejemplo para muchos países en los que las mujeres trabajan tanto o más que los hombres y sin embargo no son bien reconocidas salarialmente ni tienen las mismas posibilidades de ascensos.

Asimismo, la sociedad islandesa está enseñando al mundo que los trabajos dentro del hogar deben ser compartidos, no demandados únicamente a la mujer. ¿Te gustaría replicar este modelo en tu país?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *