Saltar al contenido

Içami Tiba: “Los padres de hoy acabaron con la meritocracia. El hijo no tiene que pelear por nada”

Içami Tiba

Içami Tiba, el psiquiatra y escritor brasileño, especialista en temas de crianza, reflexionó sobre los modos de crianza modernos. Examinó todo lo referente a las exigencias y demandas externas de cómo debe ser una “buena crianza” y nos ofreció la siguiente reflexión.

Debemos primero aclarar que no existe un modo único de crianza. Este es el error que muchas familias comenten cuando los abuelos o tíos demandan a las madres y los padres cómo criar a sus hijos.

Educar a alguien desde pequeño es sumamente complejo y cada quien puede apegarse al modelo que considere que le funciona mejor. Lo importante es no ser rígidos, sino flexibles, cuando se trata de la crianza. Y por supuesto, mantener la mente abierta para recibir consejos porque nadie sabe finalmente cómo ser “un buen padre”.

Respecto a esto último, es bastante valioso cuando escuchamos consejos de personas con experiencia en el tema, desde la psicología y la psiquiatría. Dicho esto, veamos lo que dijo Tiba sobre la crianza moderna.

Según Içami Tiba en un discurso que ofreció al Correio Braziliense, los padres de hoy habrían “terminado con la meritocracia”, haciendo que sus hijos no tengan que luchar por nada.

Tiba habló de una paternidad demasiado blanda que surgió como consecuencia de un estilo de paternidad anterior demasiado rígido. Es decir, los padres más permisivos suelen ser aquellos cuyos padres fueron demasiado duros con ellos y tienen demasiado miedo de replicar el error y lastimar a sus propios hijos de la misma manera.

Es así como los padres modernos han adoptado un enfoque menos agresivo, la cuestión es que no han dimensionado que tal vez parte de sus logros se relacionen con las exigencias que tuvieron con ellos sus propios padres.

Los padres de la pasada generación entendían que era necesario esforzarse para obtener cualquier cosa en la vida, por tanto, enseñaban a sus hijos a “ganarse” incluso el pan que comían desde muy pequeños.

Esto en ocasiones era dañino, pero también fue efectivo para trasmitir una idea muy válida: la meritocracia. Tiba mostró preocupación de que las generaciones que estamos criando tal vez no lleguen a comprender tal concepto.

Según Tiba, los padres de hoy acabaron con la meritocracia desde el momento en que decidieron que darían todo por ellos, sin mostrarles el poder del esfuerzo.

Los niños de ahora no tienen qué preocuparse por nada y Tiba señala que cuando los padres quieren corregir este comportamiento descarado en la adolescencia, ya es demasiado tarde.

A pesar de sus críticas a la forma en que se cría a estos nuevos padres, Tiba admite que este enfoque menos rígido ha mejorado la cuestión afectiva entre padres e hijos.

Sin embargo, a pesar de este cambio positivo, advierte que los padres no deben perder autoridad ante los hijos. No cree que sea sano que seas el “mejor amigo” de tu hijo. Es importante recuperar el valor del esfuerzo de forma equilibrada, concluyó.