julio 7, 2020

Familia adopta a 31 niños sin hogar y les ofrece mucho amor para comenzar de nuevo

Si eres de los que sienten que viven dentro de una familia numerosa, no has conocido a la familia que ha conformado Melba Jiménez y Víctor Guzmán, una familia costarricense que además de tener 6 hijos biológicos han llegado a adoptar a más de 150 niños a lo largo de los años. Y hace poco recibieron en su hogar a 31 niños más. Esta historia sin duda te dejará con la boca abierta.

Una familia que no para de crecer de forma exponencial

El mundo está repleto de historias fantásticas protagonizadas por hombres y mujeres de buen corazón. Tal es el caso de una pareja costarricense que durante 40 años se dedicaron a adoptar a niños y jóvenes con edades entre los 3 y 25 años de edad.

Se trata de Melba Jiménez de 68 años y Víctor Guzmán de 74 años. Ambos en su época más joven engendraron a 6 hermosos hijos a quienes cuidaron y les dieron, todo el amor que podían hasta convertirlos en personas de bien, independientes y fuertes. Esta pareja pese a lo que puedas pensar, no es millonaria ni nada parecido, son una pareja que ahora viven de su jubilación pero que han recibido mucha ayuda de la comunidad en general gracias a su acto de amor más puro, que es sacar a jóvenes y niños de centros de adopción y darles una hogar pleno donde puedan crecer, estudiar y encaminarse a una vida independiente.

Durante 40 años esta Melba Jiménez y Víctor Guzmán han adoptado a más de 150 niños y jóvenes y han sabido criarlos y cuidarlos y la gran mayoría ya viven sus vidas de manera independiente.

Y es que como sabes, la mayoría de las personas que deciden adoptar, siempre buscan bebés, pues intentan comenzar un hogar desde cero y la idea de adoptar niños mayores no es algo que contemplan pues temen que estos niños ya vengan con una personalidad muy distinta a la que ellos quieren cultivar. En realidad las razones son muy diversas, pero este tipo de pensamiento les quita la posibilidad a muchos otros niños que esperan encontrar un hogar.

Ante este conocimiento, esta pareja buscó nivelar la balanza y adoptar a jóvenes de incluso 25 años que sin duda ya vienen con la mitad de la vida hecha. Todo esto dio como resultado una enorme familia que les ha dado cientos de momentos felices y la pareja no se arrepiente de nada pues se sienten por demás bendecidos.

Y ahora, dado que el mundo está viviendo su época más oscura producto de la pandemia del Coronavirus, Melba Jiménez y Víctor Guzmán han pensado en continuar su labor rescatando niños de la calle que viven bajo su propia suerte para evitar que enfermen y mueran. Es por eso que han adoptado a 31 niños más. Por el espacio no se preocupan pues tienen lo que necesitan en una enorme casa en San José.  Allí desde hace algunas semanas están pasando esta época de cuarentena compartiendo entre risas y juegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *