Saltar al contenido

Este es el tipo de mujer que solo aprendes a querer cuando se va

Este es el tipo de mujer que solo aprendes a querer cuando se va

El tipo de mujer que aprendes a querer cuando se va siempre está disponible, es sincera respecto a sus sentimientos y no toma la relación como un juego. Si está interesada en mantenerte cerca, es clara en sus expectativas y muy decidida.

Puede que en un principio no llame tu atención porque no deja ninguna pregunta al azar, siempre te dice cómo se siente y no pone excusas para ir a una cita sin formalidades.

Lo principal que este tipo de mujer ofrece es una relación basada en el respeto. Respeta tu tiempo y tu espacio, y también respeta esto para sí misma. Es flexible y con ella sientes que tener una relación es lo más fácil del mundo.

Sin embargo, con el paso del tiempo, muchos hombres normalizan todas estas cualidades y sienten que la relación ha caído en la rutina. Ya no sienten emoción por contestar los mensajes ni priorizan las citas o encuentros con esta chica.

¿Qué ha pasado? Probablemente como hombre estés tan acostumbrado a las relaciones en las que el respeto no forma parte, que ahora que eres valorado y amado, no sabes apreciar esos sentimientos como merecen.

Seguidamente, intentarás llevar a esta mujer a los límites, a escenarios en los que debería quebrarse y convertirse en una mujer posesiva y ‘tóxica’. Pero sorprendentemente descubrirás que su fuerza no conoce límites, ella no se quiebra y sabe cómo mantener una relación saludable.

Descubrirás que, este tipo de mujer, aunque le gustas mucho, se gusta aún más a sí misma, así que encontrará la manera de ponerse en primer lugar y desaparecer un poco de tu vida.

Al principio te parecerá un alivio, pero no pasará mucho tiempo sin que empieces a extrañarla. Querrás volver a ponerte en contacto, pero de inmediato notarás algo diferente que te dejará frío: ella no quiere invertir tiempo ni esfuerzo en ti, ya no está interesada.

Se dio cuenta de que no valías la pena, y todo lo que en su momento fueron atenciones y mimos, ahora será completa indiferencia. No porque quiera herirte, sino porque genuinamente prefiere estar sola y esperar a alguien mejor.

Esto te afectará y te descolocará mucho, solo entonces mirarás hacia atrás y verás que siempre te ofreció aceptación, apoyo y amor incondicional. Y también te darás cuenta que, por tu parte, la relación estuvo llena de mentiras y excusas.

Llegará el remordimiento porque te darás cuenta que nunca le diste el amor, el compromiso y la dedicación que se merecía. Entonces la extrañarás, y mucho.

Comprenderás que ella era la persona en tu vida que más deseaba verte feliz y realizado. Mirarás hacia atrás y te darás cuenta de que no importa cuánto trató de demostrar que te merecía, se merecía a alguien mejor que tú.

Este es el tipo de mujer que solo aprendes a amar cuando se va.