Saltar al contenido

«Es imposible ser feliz solo» dice el filósofo Mário Sérgio Cortella

"Es imposible ser feliz solo"

Definir la felicidad es una de las cosas más difíciles que existe, porque la felicidad es un estado de satisfacción y plenitud en el corazón bastante particular.

No obstante, la filosofía no solo se ha dedicado a darle sentido al concepto del ser, al pensamiento humano y sus conductas, sino también a propósitos tan idealizados como la felicidad.

En ese sentido, el filósofo y educador Mário Sérgio Cortella señala que la felicidad puede ser una vibración intensa y además nos deja esta definición.

“Es el momento en que siento la vida en plenitud dentro de mí y quiero que dure para siempre. La felicidad es la capacidad de inundarse de una alegría inmensa por ese momento, por esa situación”.

Según el filósofo, la felicidad no es un estado continuo, sino ocasional y episódico.

“Eres tú sintiendo la vida vibrar, ya sea en un abrazo, ya sea en la realización de una obra, o en una situación en la que tu equipo gana, ya sea porque algo que hiciste salió bien, o porque escuchaste algo que querías escuchar”, explica.

Pero sin importar si es efímera y episódica, la felicidad es el estado de ánimo más importante para nuestras sociedades según Cortella.

“Solo tenemos la noción de felicidad a través de la carencia. Si tuviera la felicidad como algo continuo, no lo notaría. Solo sentimos felicidad porque no es continua, es decir, no es lo que sucede todo el tiempo, en cualquier contexto”, explica el filósofo.

Y además de que la felicidad es episódica, el filósofo agrega que solo se puede sentir cuando se comparte. Para Cortella, es imposible sentir felicidad si no podemos compartirla con otros, pues esta se nutre en compañía.

“La felicidad, obviamente, sólo le sucede a quien vive, y vivir es vivir con otros, y como no se puede vivir solo, la posibilidad de la felicidad aislada, solitaria, es nula”, señala Cortella.

El filósofo parte del principio de que los seres humanos somos seres sociables y por tanto no hay relación entre la felicidad y el aislamiento.

“Incluso en la literatura, como Robinson Crusoe, por ejemplo, que trata del hombre que está solo, pero está solo después de haber vivido con otros”, comenta.

Este personaje solitario se nutre a menudo de los recuerdos que compartió con otros. Y el filósofo concluye diciendo “No hay historia de un ser humano donde estuvo solo desde su nacimiento hasta el final. Si no es así, no hay posibilidad de ser feliz solo”.

Según este pensamiento entonces, hay que reflexionar que no podemos presionarnos a estar felices todo el tiempo. Que los momentos de insatisfacción son los que le dan sentido a la felicidad. Y que estar acompañado es no solamente importante, sino fundamental para ser felices. Llama a ese ser querido hoy, ponte en contacto y fortalece tus lazos familiares.