Saltar al contenido

Enséñale a tu hijo que no es equivocándose que se aprende, es corrigiendo el error – Içami Tiba

Içami Tiba

El escritor y psiquiatra Içami Tiba abordó la importancia de equivocarse y corregir el error como una clave para la crianza de los hijos.

Içami Tiba ha centrado gran parte de su trabajo en el tema del desarrollo infantil y la familia. Lamentablemente falleció en el año 2015, pero sus consejos para la crianza de los niños siguen siendo estudiados y difundidos a través de libros y conferencias.

En una entrevista que se le realizó aproximadamente un año antes de su muerte, Tiba habla sobre el concepto de crianza sostenible, que quiere decir que todo lo que aprende un niño en los primeros años lo acompaña por el resto de su vida.

En ese contexto, compartió una idea muy interesante: no aprendemos de los errores, como se dice popularmente, sino de la corrección de los mismos. Los padres deben ser conscientes de esto para poder transmitir buenos valores a sus hijos.

Según el psiquiatra, los padres deben ser mentores de los hijos y no solamente personas que los regañan. Cuando el niño comete un error, los padres no deben tomar la responsabilidad del niño y solucionarlo, como por ejemplo guardarle los juguetes que ha dejado mal ubicados. En su lugar, deben darles a los hijos la oportunidad de revisar lo que han hecho y corregir los errores.

Pero no todos los padres tienen la paciencia para hacer esto. La línea tradicional es corregir (regañar) al niño ante cada error, pero no darle la oportunidad de que él mismo lo corrija.

Al hacer esto, los padres están creando a un adulto que no podrá ver más allá del error, pues durante su infancia, siempre había alguien que resolviera sus problemas por ellos. Y según el psiquiatra, la herramienta más importante no son los errores, sino la manera como reaccionamos ante ellos.

Cuando la persona no estimula desde temprana edad la resolución de problemas, aun en cosas tan simples como recoger los juguetes, en la vida adulta no saben qué hacer ante problemas que sí son complejos.

El mundo de adultos nos plantea muchos desafíos y adversidades, y para poder avanzar es necesario poder hacerles frente y solucionarlas. Las herramientas de pensamiento resolutivo se adquieren en la infancia.

Es comprensible que los padres quieran aliviar el estrés en los hijos y ayudarlos en todos sus problemas, pero el psiquiatra pone en evidencia la importancia de acompañar sin intervenir. En otras palabras, si es algo que el niño puede afrontar, déjalo que lo haga solo.

Como padre y mentor, siempre debes estar allí para ofrecer apoyo. Pero nunca olvides que uno de tus propósitos es lograr que tu hijo sea capaz. Es importante que con o sin ti, él tenga el poder para solucionar lo que se presente. Este es uno de los mayores regalos que dejarás a tus hijos.