mayo 25, 2020

En esta cuarentena, el Everest se ve claramente desde Katmandú

La pandemia del Coronavirus sigue viento en popa en la mayoría de países del mundo aunque algunos lugares ya comienzan a ver mejoría. Claro que no por esto significa que hemos ganado la guerra. Quizás solo estemos ganando una batalla pues este virus tiene la intención de quedarse con nosotros por lo menos hasta que aparezca una cura, de la cual no se habla sino hasta mediados del próximo año en el mejor de los casos. Pero mientras muchos se aíslan para evitar el brote, la Tierra hace lo suyo y aprovecha el respiro que le están dando los humanos para florecer y reponerse de tanta contaminación y una prueba de que esto es el Everest, que ahora mismo puede apreciarse claramente desde Katmandú.

El imponente Everest se ve de forma clara gracias la pandemia

A la fecha el Coronavirus o Covid-19 ha contagiado a más de 5 millones de personas en más de 195 países. Y el número de muertos sigue subiendo superando la barrera de las 340 mil personas. Países como Italia y España que eran los más afectados ahora comienzan a alivianar un poco la cuarentena, pero otros como por ejemplo Estados Unidos y Brasil, no paran de multiplicar sus infectados.

Muchos esperan que en un par de meses ya la gran mayoría de países hayan pasado la parte más dura de esta pandemia. Sin embargo, la ciencia médica prevé una segunda oleada de Covid-19 para la época invernal que bien podría comenzar en octubre. Realidad o ficción, lo cierto es que no es prudente bajar la guardia sino seguir conteniendo el virus pues es lo único que tenemos para evitar una mayor propagación mientras esperamos la milagrosa vacuna.

Pero, a pesar de tantas malas nuevas para la humanidad, el planeta se ha visto verdaderamente beneficiado pues el hecho de que la mayoría de las personas se encuentren en casa ha hecho que los niveles de contaminación se reduzcan considerablemente. Y es que el aislamiento ha llevado a un cese de las operaciones de empresas generadoras de gases contaminantes haciendo que la naturaleza se permita tomar un respiro.

Un ejemplo de esto lo podemos ver en la ciudad de Chobar en Nepal. Y es que gracias a esa considerable disminución de contaminación y desde luego gracias al viento y a las pocas nubes de estos días, el majestuoso Monte Everest se ha dejado ver en todo su esplendor.

Como se puede apreciar en la foto aunque con baja resolución, el monte Everest logra verse desde la ciudad e Katmandú a 200km de distancia.

Nepal es uno de los países que hasta el año pasado era de los más contaminados de todo el mundo por lo que esto que estamos apreciando es un hecho impresionante. Quisiéramos que esto pudiera mantenerse así en el tiempo, es por eso que esperamos que el mundo vea esta gran diferencia y trabajen para hacer que algo así pueda ser sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *