Saltar al contenido

¡El silencio es riqueza! protege tus sueños en una bóveda segura y no le des la contraseña a nadie

silencio

Nunca sabrás cuántas cosas perdiste por no saber refrenar tu lengua. No todo hay que decirlo, especialmente cuando se trata de sueños y metas, mantener la boca cerrada puede ser de gran ayuda en el proceso.

La anécdota sobre el silencio que te dejará una gran enseñanza

Un bailarín estaba muy emocionado porque recibió la noticia de que representaría a su país en una competición mundial en Francia. Estaba tan feliz que decidió compartirlo con su familia y amigos, pero la felicidad era tanta que no le pareció suficiente y comenzó a contarlo a sus compañeros de escuela e incluso hizo una publicación en redes sociales.

Los mensajes de felicitaciones surgían por doquier, pero no tardaron en llegar otros mensajes que decían: “¡Cuánta responsabilidad!”, “¿Lo lograrás?”, “¿Cómo harás para llegar a Francia?”, “¿Dejarás solos a tus padres?”, “Debes estar muy asustado”.

Incluso recibió comentarios en sus redes y escuchó por los pasillos que había mejores bailarines que él y que era una pena que no hubiesen sido elegidos antes que él.

El bailarín se sintió tan abrumado por las dudas y la incredulidad de las demás personas, que comenzó a tener ataques de ansiedad y prefirió pedir a la directiva que eligieran a otro bailarín en su lugar.

Ir a Francia siempre había sido su sueño y probablemente si no hubiera escuchado tantos comentarios negativos lo habría logrado.

¿Por qué guardar silencio sobre nuestras metas y aspiraciones?

Aquí hay un puñado de razones muy válidas para aprender a guardar silencio:

Los comentarios negativos desploman la fe en ti mismo

Aunque tengamos una autoestima de acero, lo que escuchamos puede afectar mucho lo que creemos de nosotros mismos. Es por esa razón que el silencio es muy valioso, pues al no abrir la boca, evitamos dar de qué hablar a las personas que tienen algo negativo para decir, y de esa manera es mucho más fácil mantenernos motivados.

Con el silencio no hay presiones si tienes baches en el camino

El camino al éxito no es lineal, a menudo hay pausas, baches, contratiempos, cambios de hoja de ruta, etc. Si nadie sabe por lo que estás aspirando, sucederá que cuando estos cambios inesperados ocurran, no escucharás palabras desalentadoras o preguntas sobre tu proyecto que te añadan más presión.

El silencio repele a los envidiosos

No siempre estarás rodeado de personas buenas que quieran lo mejor para ti. Sobre todo si eres ingenuo, a menudo ni te darás cuenta de toda la mala vibra a tu alrededor.

Es mejor que quienes te rodean piensen que tienes una vida simple, para nada atractiva y sorprenderlos cuando ya todo ha sido concretado y nadie puede afectar tu desempeño. No le des material a los envidiosos y te sorprenderá lo tranquila que puede llegar a ser tu vida.

Finalmente, te dejamos con esta frase:

El silencio es un extintor que ayuda a apagar incendios, previene quemaduras de todo grado, además de prevenir otras tragedias y futuros arrepentimientos.