octubre 21, 2020

El oído, último sentido que se pierde antes de morir

Tu cuerpo es quizás la máquina más perfecta jamás creada aunque muchas de sus parte todavía no las sabemos utilizar. Tal y como pasa con nuestro cerebro del cual se dice que solo usamos un porcentaje muy pequeño, así sucede con nuestros sentidos. Nuestros cinco sentidos pueden ser más fuertes y diestros de lo que pensamos pero es importante saberlos trabajar. Un reciente estudio revela que uno de nuestros sentidos, el oído, es al parecer la última parte de nosotros en morir.

Es sorprendente cómo funcionan nuestros sentidos. Solo hay que mirar a los ciegos. Cuando una persona pierde el sentido de la vista, los otros sentidos parecen adaptarse a la situación, por eso es que vemos como existen personas ciegas que pueden oír, oler y sentir cosas que comúnmente no sentimos, olemos u oímos. Y es que el ser humano es tan visual que más del 80% de la información que adquiere nuestro cerebro a diario es tomada por lo que la vista recoge.

De hecho, muchos ignoramos lo que el oído o el olfato nos dicen, por ejemplo, si escuchas un sonido extraño u olfateas algo raro pero no ves nada extraño simplemente lo descartas y piensas que se trata de tu imaginación haciéndote una mala jugada. Pero la realidad es que quien suele ser la más engañosa es la vista.

Pues bien, ante este conocimiento de los sorprendente que pueden ser nuestros sentidos, se le suma un hecho más y viene dado a raíz de una investigación realizada por la Universidad de British Columbia.

El oído es el último de nuestros sentidos en decir adiós

Un grupo de estudiosos y científicos analizaron los sentidos de un grupo de pacientes del St John Hospice de Vancouver. Estos pacientes eran personas que estaban próximas a morir y el estudio en cuestión se enfocó sobre todo en el sentido del oído. Los datos del estudio se contrastaron con un grupo de igual número de personas pero que estaban completamente sanas.

La investigación, la cual estaba a cargo de la doctora Elizabeth Blundon, monitoreó a los pacientes a través de electroencefalogramas los cuales miden la actividad eléctrica del cerebro y permiten detectar si hay respuesta a los estímulos del medio ambiente. Estas mediciones se tomaron en dos momentos del paciente, uno cuando este se encontraba consiente y otro al estar inconsciente. En ambos casos se les hacían escuchar sonidos tanto comunes como extraños y la respuesta obtenida fue que en ambos casos el cerebro emitía una respuesta similar.

Esto dio como conclusión que las personas podían escuchar todo hasta momentos antes de morir. De hecho, Blundon comentó que existen casos en donde luego de darse la muerte, pocos momentos después la persona ya fallecida puede ser capaz de seguir oyendo. La afirmación de Blundon demuestra entonces que el oído es lo último que se pierde cuando morimos.

Entonces, podemos decir que ayuda mucho conversar con las personas cuando están en su lecho de muerte. Puedes decirle lo que quieras y sientas eso podría ser sano y ayudarlos mucho para esa despedida definitiva. Pero, más que eso, hay quienes pueden oír palabras que les ayudan a salir de ciertos estados de coma y recuperarse milagrosamente gracias a las palabras de aliento que puedas darle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *