octubre 21, 2020

El coronavirus podría cambiar la forma en que comemos carne

La pandemia conocida como Coronavirus o Covid-19 ha cambiado el mundo que conocemos afectando la manera en cómo nos relacionamos. Ahora vivimos en un distanciamiento social, y es que ya son más de 3.5 millones los contagiados en todo el mundo y el número de muertos supera los 250 mil. Sin embargo, lo más complejo es el daño económico que está sufriendo todo el planeta, pues nada más en Estado Unidos más de 22 millones de personas han perdido sus trabajos y esta cifra sigue aumentado. Y un sector que ha sido potencialmente golpeado ha sido el de la industria de la carne.

Los productores a gran escala pierden ante la pandemia

Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Oklahoma concluyó que la pérdida económica que sufriría la industria de la carne en los Estados Unidos sería de 14 mil millones de dólares, una cifra que activó las alarmas en el gobierno, lo que impulsó al presidente Donald Trump a emitir una orden ejecutiva en donde se exigía que estas plantas permanecieran abiertas a pesar del brote pandémico.

Y es que la industria de la carne comercial, altamente centralizada y controlada por las compañías, Cargill, JBS, Smithfield y Tyson, ha sido sacudida por el coronavirus. Según el Centro de Control de Enfermedades, aproximadamente 5 mil de sus empleados de unas 115 instalaciones de procesamiento de carne, han contraído el virus. Muchos de ellos incluso han fallecido, y todo esto ha llevado a que los precios bajen estrepitosamente.

Sin embargo, donde unos caen, otros se fortalecen, y esto es lo que sucedió con la industria de la carne a baja escala, es decir, la perteneciente a esos pequeños productores dueños de granjas que producen su carne de manera orgánica. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, este sector está viendo un gran apogeo, pues están vendiendo sus productos en línea, y dado que viven aislados de la sociedad, no han sufrido de riesgos de contagio por Coronavirus.

El único problema con este tipo de producción es que es mucho más limitado, lo que significa que no tendrá el alcance global al que estamos acostumbrado con las plantas procesadoras de carne a gran escala. Esto sin duda supone un problema considerando que el consumo de carne en el mundo es masivo. Pero la buena noticia es que cada vez se están sumando más granjas y están compitiendo fuertemente en este tiempo aprovechando su buena racha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *