Saltar al contenido

“Dejen de publicar felicidad falsa” — Leandro Karnal

“Dejen de publicar felicidad falsa” — Leandro Karnal

En una reflexión muy interesante, el historiador y escritor Leandro Karnal habla sobre la importancia de restar valor a las demandas sociales actuales, la necesidad de exponerse siempre felices.

Las redes sociales han abierto la ventana de nuestra intimidad al mundo. Esto no es necesariamente malo, pero ha creado una tendencia en la que nos forzamos a demostrar perfección, belleza y felicidad todo el tiempo.

La realidad no se publica sin antes ser maquillada. Y añadimos tantas capaz que de la realidad solo queda una falsa impresión.

Reflexionando al respecto, en una charla, Leandro Karnal habla abiertamente sobre lo que él cree que es “normal” en la sociedad actual, trazando un importante paralelismo con “Hamlet”, tragedia de William Shakespeare (1599-1601).

El historiador señala que para enmarcarse en este mundo, el individuo necesita servir al “escenario de fuera”, viviendo una existencia escrita por terceros.

Karnal aconseja que deberíamos aprender de Hamlet y no vivir roles diferentes a nuestra realidad. Que conceptos tan complejos como la felicidad, la crítica social o la acción política no dependen del lugar, momento o tiempo.

Dice que somos lo que elegimos ser y toda la red de complejidad y subjetividad está dentro de nosotros, no fuera. De lo único que somos dueños es de nuestra propia conciencia. El problema es que estamos viviendo tanto para mostrar, que no nos estamos dando el tiempo para conocernos a nosotros mismos.

Según Karnal, conocerse es un proceso de toda la vida, y no es seguro que lleguemos a tal descubrimiento. Pero tiene la certeza de que este tipo de pensamiento de exhibirse todo el tiempo es pueril y nunca atraerá la verdadera felicidad.

Anclarse a la realidad en nuestra generación es medicina. Abre la oportunidad de huir de la falsedad, el vacío y lo común. En palabras textuales de Karnal:

“Dejen de publicar felicidad falsa, que no convence a nadie”.

Esto puede no ser tan sencillo si estamos habituados a publicar cualquier momento de nuestra vida que parezca ligeramente interesante. Pero el consejo es avocarnos a disfrutar el momento y pasar tiempo de calidad con nuestra gente.

Karnal concluye que tenemos mucho que aprender del personaje de Hamlet, de Shakespeare, e iniciar un proceso de cambio, cuestionándonos lo que consumimos en internet, el gimnasio, las redes sociales, el trabajo, la ropa que usamos, etc.

No debemos forzarnos a ser más sociables de lo que realmente somos. No es natural ni mucho menos saludable.

Esto no quiere decir que debemos abandonar las formas modernas de comunicación, sino que es necesario tener un sentido más crítico. Cuestiónate qué tanto estás sacrificando de ti por la aceptación del grupo.