Saltar al contenido

Cuando hay tensión en la familia, todos la sienten, incluidos los niños

Cuando hay tensión en la familia, todos la sienten, incluidos los niños

Los padres suelen creer que los niños no entienden el conflicto, pero vaya que lo saben y pueden sufrir un trauma de por vida.

Las familias suelen discutir acerca de los problemas sin incluir a los niños porque creen que ellos no se dan cuenta de las grietas en las relaciones, los malos entendidos y las asperezas. Esta es una vieja creencia que ignora un punto importante, los niños tienen una percepción muy aguda.

De hecho, los niños pueden llegar a percibir emociones que los adultos ignoran ya sea por falta de empatía o por desinterés.

Una muestra de que los niños perciben todos los problemas familiares son los miles de casos de personas que tienen que ir a terapia con un psicólogo para encontrar la raíz de su problema; y la respuesta suele ocultarse en los primeros años de la infancia, en problemas que no se les explicaron pero que los marcaron para toda la vida.

Es por esta razón que es tan importante entender que los niños pequeños pueden sentir las tensiones familiares, no importa cuánto quieras ocultarlas para protegerlos.

Ahora bien, el hecho de que comprendas que las tensiones familiares afectan al niño de cualquier manera, no significa que vas a mantener las discusiones encarnizadas con otras personas frente al infante. Esto generaría un daño mayor.

En su lugar, debes ejercer tu labor como padre. Una de las tareas de la crianza es ofrecer respuestas al pequeño para hacer que su mundo sea lo más fácil de comprender como sea posible.

De entrada, en este mundo tan complicado y cuando hay muchas emociones de por medio, hay respuestas que ni tú mismo tienes. Pero si te tomas el tiempo de ofrecerlas a tu hijo en un regazo de tranquilidad y cuidado, descubrirás que sí tienes las respuestas y esto te ayudará a navegar por las aguas turbias de los problemas de pareja y familia.

Muchas veces, no habrá manera de ocultar a tu hijo de los problemas familiares. Pero la tensión ayudará a forjar el carácter de tu hijo a medida que crece, si sabes usarla a su favor. Porque, seamos honestos, este mundo no es fácil, está lleno de envidia, egos, malas intenciones y maldad en general; en algún momento tu hijo tendrá que enfrentarlo por sí solo.

Así que en su etapa formativa, todos estos problemas de familia pueden darle las herramientas para enfrentar todo aquello que debe hacer por sí mismo en un futuro. Entonces ¿cómo obtener valiosas herramientas de carácter a través de los conflictos familiares?

Nuevamente, entran en juego tus responsabilidades de crianza. Básicamente se trata de explicar tanto como sea posible el conflicto al niño de forma clara y concisa. No hay que sacarlo de la ecuación como si no fuera parte de la familia porque “no entiende”.

Sumado a esto, debes darle las explicaciones en un entorno seguro, sin frustración, sin miedo y sin sembrar semillas de amargura en el pequeño. Si dejas de lado tus percepciones e intentas compartir la información de la manera más clara posible, puede que incluso obtengas herramientas para ti mismo para resolver el problema, mientras le enseñas a tu hijo cómo navegar en el mundo.