septiembre 29, 2020

Corea del Sur abordó el coronavirus. Ahora está asumiendo la crisis climática

El 2020 se ha convertido en un año de retos, así lo han visto las distintas naciones que han estado luchando con evitar la expansión del Covid-19 o Coronavirus, y de crear una vacuna que pueda erradicar por completo esta enfermedad. Pero cuando nos encontramos en el quinto mes del año Corea del Sur se ve sumergida en otro desafío: controlar las emisiones de gases con efecto invernadero. Y es que, Corea del Sur quiere dejar de ser el séptimo país más contaminante del mundo para ser un país con una emisión de 0 ¿Será posible?

Cuándo Moon Jae-in asumió la presidencia en 2017 sabía que tendría que enfrentarse a muchos desafíos para darles a sus ciudadanos un mejor país, mucho más avanzado y desarrollado. Sin embargo, nadie podría prepararlo para lo que el 2020 le tenía en frente. La pandemia conocida como Coronavirus buscó a toda costa, convertirse en una gran amenaza. Sin embargo, la gestión de Moon Jae-in fue absolutamente ejemplar, pues en cuestión de semana se libró de este problema por completo.

Su país demostró que tenía la grandeza necesaria para lograr lo que sea, y esto sin duda elevó el espíritu de sus ciudadanos. Es por eso que Moon Jae-in decidió llevar las cosas a un nuevo nivel, prometiendo que lograría que Corea del Sur, país que se encuentra en el puesto número siete de los países con mayor producción de gases contaminantes, pase a ser ahora un país con un índice de contaminación de 0.

¿Cómo espera lograr esto? Poniéndole fin a la financiación de proyectos relacionados con el carbón. La intención es frenar las empresas nacionales y los extranjeros. Esta propuesta también establece un nuevo programa para reentrenar a los trabajadores para que opten por empleos verdes y realizar inversiones a gran escala en energía eólica y solar. El plan también se compromete a investigar y considerar un impuesto al uso y emisión del carbono.

Y es que Corea del Sur ha visto un incremento en la emisión de gases con efecto invernadero desde 1990 en un 169% y el consumo de electricidad ha subido un 450% desde entonces. Esto ha hecho que sea un verdadero desafío para cualquiera, controlar y erradicar la contaminación en este país.

Pero el presidente Moon Jae-in está claro de todas las complicaciones que esto puede generar, sin embargo tiene la vista puesta adelante. Y aunque hay quienes dudan de sus capacidades, los activistas ecológicos creen que aún le falta ambición, pero lo apoyan enormemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *