julio 4, 2020

Amar sin apegos es amar con libertad, es respetar al otro y abandonar la dependencia

El amor puede ser el sentimiento más hermoso que todos podamos experimentar siempre y cuando amemos en libertad. Y es que suele pasar, que cuando no estamos del lado de quien busca obligar las cosas, estamos del lado de quien se apega y pasa por encima de sí mismo para convertirse en alguien que convierte a su pareja en un ídolo que simplemente no puede faltar. El amor real es libre, es independiente, se construye con respeto, una buena comunicación y mucha confianza. Sin todo esto, puedes terminar en una relación altamente tóxica.

Ama con libertar, sin apegos ni condiciones

Nadie ama sin esperar nada de la otra persona. Todos de algún modo esperamos ser correspondidos y que nos den con la misma medida e incluso mucho más de como nosotros damos. Esto es normal. Sin embargo se piensa que aquella persona que pueda amar desinteresadamente es sin duda la más feliz, plena y la que conoce en realidad lo que significa amar.

Y es que, cuando estamos en una relación de pareja, en lo que siempre nos enfocamos es en hacer todo lo que esté a nuestro alcance para mantener a ese ser amado junto a nosotros cueste lo que cueste. Esto puede sonar muy bonito pero ten cuidado pues ciertamente no lo es. Romantizar algo que puede perjudicarnos podría resultar muy peligroso.

Es importante recordar que cuando hacemos más de lo necesario por mantener a una persona en nuestras vidas esto puede llevarnos a ahogar este amor, y si lo ahogas se muere, así de simple. Nada mejor que la libertad para que el amor se mueva cómodo por donde quiera. Esto no significa que aceptarás infidelidades, mentiras o traiciones. Y mucho menos, esto significa que aceptarás que te traten como no te agrada que te traten.

Lo que la libertad te dice, es que debes amar de manera desinteresada y muy independiente. Recuerda que tú tienes una vida, una que ya existía antes de que esa persona apareciera. Siempre has tenido metas, sueños, ideas que no tienen que cambiarse solo porque la otra persona quiera imponerte otras. De igual modo, recuerda también que la otra persona ya tenía su propia vida antes de conocerte por lo que tampoco puedes alterar sus ideas, pensamientos, personalidad, y mucho menos querer modificarle sus metas y sueños pues es un ser individual. Ambos lo son, y se deben el respeto y la comprensión suficiente para apoyarse uno al otro. Solo así construirán una relación sana y prospera llena de libertad para que cada quien alcance lo que desee.

Y si un día esta persona quiere irse, solo déjale ir. Pues cuando amamos deseamos lo mejor para la otra persona, y esto significa que si lo mejor no es estar con nosotros, soltamos su mano para que encuentre su propia felicidad. Y luego seremos felices por saber que esa persona se encuentra feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *