septiembre 28, 2020

Activistas antivacunas son una fuerza creciente en las protestas del virus

Estados Unidos, que ahora mismo supera con más de 1.3 millones el número de infectados, está padeciendo una nueva problemática, solo que está vez viene de sus mismos conciudadanos, pues un movimiento conocido como Freedom Angels Foundation ha alzado sus voces en contra la vacunación pero también de los confinamientos. Todo esto ha alertado al gobierno sobre todo al estadal pues se teme que sus mensajes puedan generar mucha más fuerza poniendo al resto de la comunidad en riesgo de infección.

La pandemia originada por el virus conocido como Covid-19 o Coronavirus ha generado muchos estragos en todo el mundo. Ahora mismo, más de 2.5 millones de personas están infectadas y más de la mitad de ellas se encuentran en los Estados Unidos. Desde luego, este es un país que cuenta con una población que supera a la suma total de la población de muchos otros países del mundo por lo que la cantidad de infectados se podría considerar justificable.

Pero lo que no parece ser justificable, es la reacción de algunos grupos quienes en distintas ciudades de este país, se han unido y han salido a las calles pese a las normas establecidas por la cuarentena, con la intención de exigirle a los alcaldes, gobernadores y al mismo presidente de los Estados Unidos, a que reabran las ciudades, pues millones están perdiendo sus trabajos y ni qué hablar de los problemas económicos que ahora son cada vez más inquietantes.

Un ejemplo de esto ocurrió el pasado viernes en la ciudad de Sacramento, California cuando el grupo conocido como Freedom Angels Foundation alzó su voz contra el gobernador de California exigiendo la reapertura de la ciudad y manifestando su rechazo contra toda posibilidad de vacuna. Los miembros de este grupo han hecho presencia en protestas en otros estados como Nueva York, Colorado y Texas y han conseguido miles de adeptos que comparten sus mismas ideas.

Esto es lo que ha preocupado mucho no solo al gobernador de California sino al gobierno de los Estados Unidos y por supuesto a la sociedad médica y de salud que piensan que esta postura puede fortalecerse haciendo que muchos más rechacen una posible vacuna que ponga fin a la pandemia.

Sin embargo, personas como la activista Muñoz Gleisner que de hecho es una de las fundadoras de este movimiento, ha dicho que “no se trata de estar contra las vacunas sino sobre la libertad y sobre lo que queremos para nuestros hijos”.

Sin duda, este es un pensamiento compartido por quienes creen en las teorías conspirativas y otros tantos movimientos que muchas veces ponen en riesgo a la comunidad en general. Pero a esto el Dr. Rupali J. Limaye, quien estudia el comportamiento en torno a las vacunas en la Universidad Johns Hopkins, ha afirmado que se requiere un nivel de conciencia superior, reducir el miedo y entender que el éxito de un país libre de Coronavirus, está en aceptar una posible cura que cause una fuerte inmunidad colectiva para evitar otro brote a futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *