septiembre 28, 2020

A todos los que aman la naturaleza y a los que no

La naturaleza puede enseñarnos mucho acerca del sentido de la vida. Para algunos, estar en contacto con el medio natural puede ser aburrido, pero para otros puede ser la respuesta que tanto han estado buscando.

Ya sea reposar a la sombra de un árbol o escalar una montaña, cada paisaje y experiencia con la naturaleza ilustra cómo funciona la vida humana. Hay sabiduría en cada cosa creada, la naturaleza nos declara el origen y la esencia de las cosas de una manera vivificante.

Según la biblia, el cielo declara la gloria de Dios ¿Te has puesto últimamente a contemplar el cielo? Vivimos tan apresurados que no tenemos tiempo para ver los colores y las formas plasmadas en las nubes y el cielo. También dice que los árboles cantan a su creador, pero seguramente no tenemos la disposición de escuchar el sonido del viento entre las ramas de un árbol.

Toda la creación alaba al creador. Observar la naturaleza puede dejar en nosotros un aprendizaje asombroso sobre lo que somos y la esencia de la vida. Hasta en un animal tan pequeño como la hormiga hay sabiduría. Su forma de trabajo, su honradez y su filosofía de equipo pueden ayudarte a ver lo que necesitas cambiar en tu vida.

Los seres humanos no necesitamos tantas cosas para ser felices, como nos han hecho creer. Durante la cuarentena, cuando nadie podía salir de casa, todos empezaron a añorar la naturaleza  como nunca, incluso si nunca te gustó, seguramente más de un día tuviste ganas de escaparte y salir a un parque. Allí te diste cuenta de que no importa qué marca de zapatos compres o de cuántas pulgadas es el televisor que tengas en tu casa, en esencia para ser felices necesitamos de cosas tan simples como disfrutar de la luz del sol.

Damos por sentado lo maravilloso de las creaciones y por eso no disfrutamos lo que realmente podría hacernos sentir satisfechos. Perseguimos cosas mejores y más costosas, sin saber que el aire que respiramos, la fruta jugosa que mordemos o la sombra de un árbol no tienen precio.

No importa si disfrutas mucho el tiempo al aire libre o si prefieres quedarte en casa, seguramente durante la cuarentena has tenido tiempo para reflexionar acerca de lo importante que es el viento, la luz del sol, los árboles, los animales. Cuidemos más este vecindario que habitamos llamado Tierra, ayudemos a que nuestros gobiernos sean más responsables con las emisiones de CO2 y trabajemos en una actitud de gratitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *