octubre 1, 2020

9 empresas farmacéuticas se unen para publicar una carta abierta que promete la seguridad de la vacuna COVID-19

Nueve empresas farmacéuticas firmaron un compromiso conjunto de mantener “altos estándares éticos y principios científicos sólidos” en el desarrollo y prueba de posibles vacunas para COVID-19.

Las empresas que firmaron son AstraZeneca, BioNTech, GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Merck, Moderna, Novavax, Pfizer y Sanofi. Se comprometieron a solicitar la aprobación gubernamental de una vacuna solo “después de demostrar la seguridad y eficacia a través de un estudio clínico de fase 3”.

El proceso de la producción de la vacuna contra el COVID-19 ha sido politizado en todo el mundo. Las grandes potencias han estado presionando a sus científicos por lanzar la primera vacuna y luego de eso por hacer la más efectiva, queriendo saltarse las etapas de prueba de los canales regulares.

Es por eso, que las nuevas vacunas que se comenzarán a aplicar en los próximos meses, causan preocupación. El Dr. Stephen Hahn, comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), dijo en una entrevista con el Financial Times que la agencia podría considerar una autorización de uso de emergencia para una vacuna COVID-19 antes de que se completen los ensayos clínicos de fase 3.

Herschel Nachlis, PhD, profesor asistente de investigación de gobierno y becario de políticas en el Centro Nelson A. Rockefeller de Políticas Públicas y Ciencias Sociales de Dartmouth College, dice que las presiones gubernamentales hacia la industria farmacéutica son una constante y que con esta nueva vacuna no es la excepción.

“Una característica importante del compromiso es que las empresas están diciendo que no se las presionará para que presenten datos erróneos o que presenten datos que no muestren evidencia de la seguridad y eficacia de las vacunas a la FDA”, dijo Nachlis.

Peter Loge, profesor asociado de medios y asuntos públicos en la Universidad George Washington, señala que las industrias farmacéuticas en general no deberían ceder ante las presiones políticas y en su lugar exigir revisiones más rigurosas de las vacunas.

“Las curas reales cuestan dinero real [para las compañías farmacéuticas] para desarrollarlas”, dijo. “Si no existe un estándar nacional o internacional para tratamientos seguros y efectivos, las empresas que gastan los recursos para hacerlo bien perderán rápidamente participación de mercado frente a empresas que no se molestan en asegurarse de que sus afirmaciones sean ciertas”.

El compromiso firmado por las empresas se publicó en un comunicado de prensa y se califica como histórico. Con estas presiones la pregunta que nos queda por hacernos es si debemos preocuparnos o alegrarnos porque varias nuevas vacunas hayan llegado tan rápido, cuando los tiempos de producción general son de dos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *