Saltar al contenido

5 condiciones fundamentales para la buena crianza de un niño

5 condiciones fundamentales para la buena crianza de un niño

Dale a tu hijo alas para volar y raíces a las que volver.

Criar a un niño es realmente paradójico, pues al tiempo que debemos ofrecerles refugio seguro, también debemos prepararlos para enfrentar un mundo difícil. Aunque no es tan contradictorio como parece, pues si les damos buenas raíces a nuestros hijos, saldrán volando del nido con más seguridad y carácter.

Para criar niños y adultos felices, aquí hay cinco fundamentos puestos por expertos en crianza:

1. Relaciones afectivas sanas

La base de un adulto bien educado es el amor. Las relaciones afectivas de la primera infancia son fundamentales, comenzando por la relación con los padres y los hermanos.

Estas relaciones marcan la pauta de cómo se comportará ese niño en la vida adulta, definen seguridad y carácter. Así que cuanto más fuertes sean estos lazos, más felices serán los niños en la etapa adulta.

2. Un ambiente familiar tranquilo

También es fundamental que el niño crezca en un ambiente familiar pacífico. El diálogo, los momentos de distención y las obligaciones deben formar un equilibrio para una crianza sensata.

Fuera de casa, el mundo puede estarse cayendo a pedazos, pero el hogar debe ser un ambiente de paz. Los padres que pelean frente a sus hijos atacan directamente su construcción emocional.

3. Un puerto seguro

Los padres deben ser para sus hijos, puertos en tiempos difíciles. En ese sentido, deben proporcionar contención, aclarar dudas e impartir conocimientos a los niños desde que están muy pequeños.

No importa qué tan estresada y agobiante sea tu vida como padre, siempre debes poder ayudar a tu hijo con sus dudas respecto al mundo, cualesquiera que sean. Incluso tienes que hacerte a ti mismo las preguntas difíciles antes de que te las haga tu hijo para saber cómo dar una respuesta.

4. Dentro de los límites

Los padres no son amigos de los hijos. Un hijo saludable se cría respetando los límites de la autoridad de un padre y una madre. Significa que la crianza saludable lleva un balance de autoridad y amor.

No te sientas culpable por establecer límites que protegen a tus hijos. Establece límites con amor, lucidez y sabiduría. Un día tu hijo comprenderá que fue amado con una medida justa y te agradecerá con un corazón lleno de amor.

5. Hacerle sentir respetado

Es importante entender que no importa qué tan simple te parezca el sufrimiento de un niño, no debes minimizar sus emociones. Para su corta edad, el problema es realmente significativo. Por tanto, escúchalo, interactúa con él e intenta calmarlo.

También debes aprender a respetar la voluntad de tu hijo, siempre que se acoja a los límites de tu autoridad.

Tener en cuenta estas condiciones es crucial para criar un buen niño. No importa el nivel socioeconómico, la raza o la religión, si estás cinco bases están bien sentadas, hay una buena perspectiva para el niño en su vida adulta.