octubre 21, 2020

40 días: el periodo ideal para realizar una práctica diaria de transformación

Mucho se ha venido hablando de esta cuarentena, y honestamente los comentarios no han sido muy positivos. Se habla del virus y de la cantidad de contagios y muertos que se suman día tras día, se habla de la crisis económica que será inminente cuando todo esto de la pandemia termine. Se habla de muchas cosas negativas alusivas al 2020 y aunque no está mal mantenernos informados, bien es cierto que solo tomar lo malo de las cosas nos puede llevar a un abismo peor que la pandemia.

Debemos recordar que las situaciones en esta vida se nos presentan para sacarle el mayor provecho y esto no solo involucra a las cosas buenas, sino también a las que se consideran malas. Tan solo dinos, ¿has pensado en lo provechoso que puede ser esta cuarentena para ti?

40 días para una completa transformación

La pandemia nos encerró en casa por un largo tiempo, un tiempo que muchos hemos utilizado para descansar, para compartir con la familia, para quejarnos y para ver noticias y preocuparnos. Pero, ¿Y si Dios en realidad nos dio este tiempo para ayudarnos a conseguir lo que siempre hemos soñado? Siempre hemos pedido buena fortuna, éxito, crecimiento y superación. Por tanto, ¿Por qué no pensar que lo que ahora sucede es lo que necesitábamos para alcanzar todas esas cosas?

Para Dios la mejor manera como tú demuestras estar listo para recibir una bendición es pasando las pruebas que él pone frente a ti y las tentaciones que permite que el enemigo coloque a tu alrededor, pues bien, esta podría ser tu prueba para pasar del nivel en el que te encuentras a uno mucho más alto.

¿Cómo sabemos esto? Por el número 40. Seguramente has oído historias que involucran a este número. Se habla de los 40 días y las 40 noches que Dios arrojó la lluvia a la tierra ocasionando el diluvio, los 40 años que el pueblo de Dios pasó en el desierto con Moisés, los 40 días que Jesús estuvo orando en el monte Sinaí, el ayuno de Jesús de 40 días en el desierto, y los 40 días previos a la Pascua.

Pero sí nos salimos de la Biblia, podemos encontrar al número 40 en la cuarentena ocurrida en los años de la peste negra en Europa, así como el distanciamiento social de 40 días cuando una persona nace o muere en la india, una práctica que de hecho se hace desde hace 3 mil años.

Sea el ejemplo que sea, algo puede ser seguro y es que el número 40 parece estar asociado a ciclos que terminan y ciclos que comienzan. Estos ciclos pueden ser del cuerpo pero también del alma y el espíritu. Que se nos presente una cuarentena en este momento parece ser algo más que una casualidad, en realidad puede que sea una oportunidad para incursionar en un viaje profundo a través de nuestras mentes, de nuestros cuerpos, de nuestras almas, para superar los odios y los rencores, para dejar ir el sufrimiento, para sanar las heridas del pasado, para dejar de lado las expectativas del futuro, para alcanzar un mayor grado de sabiduría y entendimiento.

En definitiva, este tiempo puede ser la oportunidad para entrar en una comunión con Dios y contigo mismo. Este tiempo no te habla solo de un virus, sino de que debes quedarte quieto meditando y enriqueciendo tu espíritu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *